Publicado el

Ventajas de la Ventilación Mecánica Controlada (VMC)

Ventilación mecánica controlada

Toda vivienda debe contar con unos caudales mínimos de renovación del aire tal y como recoge el DB HS3 (Documento básico de Salubridad HS3 Calidad del aire interior), relativo a la calidad del aire interior en los edificios, actualizado recientemente. De hecho, el artículo 13.3 establece como una exigencia básica que “Los edificios dispondrán de medios para que sus recintos se puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso normal de los edificios, de forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes”.

Y recoge tres tipos de ventilación:

  • La ventilación natural, producida exclusivamente por la acción del viento o por la existencia de un gradiente de temperatura en entrada y salida. Son los clásicos shunt o la ventilación cruzada a través de huecos.
  • La ventilación híbrida: La instalación cuanta con dispositivo, colocado en la boca de expulsión, que permite la extracción del aire por tiro natural cuando la presión y la temperatura ambientales son favorables para garantizar el caudal necesario y que, mediante un ventilador, extrae automáticamente el aire cuando dichas magnitudes son desfavorables.
  • La ventilación mecánica: Cuando la renovación de aire se produce por aparatos electro-mecánicos dispuestos al efecto.

En esta última es en la que nos centraremos en este artículo, ya que la ventilación mecánica controlada permite la renovación constante del aire en el interior de los edificios, aportando una óptima calidad del aire interior, y resulta imprescindible integrarla en edificaciones con unos altos niveles de aislamiento y hermeticidad del aire, como es el caso de las casas pasivas, o en los edificios de consumo de energía casi nulo, aunque es posible integrarla en cualquier edificación por las ventajas que ofrece.

¿Qué es la Ventilación Mecánica Controlada?

La  ventilación mecánica controlada es un  sistema de ventilación integrado en la vivienda que precalienta el aire entrante del exterior a la vez que elimina el aire viciado del interior hacia el exterior, por lo que además de garantizar una renovación constante del aire en el interior de la vivienda, también eleva la calidad del aire interior, al filtrar el aire proveniente del interior y dejándolo libre de partículas de polen y agentes contaminantes.

Ventilación y salud. Un espacio bien ventilado y con una calidad del aire óptima interfiere en el bienestar de sus habitantes. 

Mientras el sistema de ventilación extrae el aire viciado de las estancias húmedas (cocina, baños, aseos,…), también insufla aire nuevo a las estancias secas (salón, comedor, dormitorios,…), de tal manera que conseguimos un aire limpio y renovado. te explicamos a través de este enlace Qué es y cómo funciona la ventilación mecánica controlada a través de este artículo con infografía..

Ventajas de la Ventilación Mecánica Controlada

Renovación constante de aire

Gracias al filtrado de aire, se consigue un aire limpio de  agentes contaminantes, garantizando así una elevada calidad del aire interior y renovación constante de aire en el interior de la vivienda.

Aire limpio- Elevada calidad del aire interior

El aire limpio favorece el descanso, el bienestar y los niveles de confort dentro del hogar por lo que la óptima calidad del aire que se consigue estos sistemas de ventilación están especialmente indicados para hogares con personas que padecen alergias, niños pequeños,…

Evita aparición de humedades

La renovación del aire a través de VMC equilibra los niveles de humedad en la vivienda y se evita la formación de condensaciones y  aparición de moho.

Recuperación de energía

Es también un sistema que cuenta con recuperación de energía. Gracias al intercambiador integrado en el sistema de ventilación es posible recuperar el calor y climatizar la vivienda con un mínimo consumo energético.

Los sistemas de ventilación con recuperador de calor permiten recuperar hasta un 90% de energía que de otra forma se desaprovecharía.

En invierno el intercambiador térmico recupera las calorías y las utiliza para climatizar la vivienda, y en verano, el proceso se produce  a la inversa: al extraer el aire viciado, éste es enfriado por lo que se evita que la vivienda se sobrecaliente.

VMC en edificios de consumo casi nulo

Este sistema se conoce como ventilación con recuperación de calor, muy habitual en las viviendas y edificios pasivos, ya que conseguimos una climatización de la vivienda con muy bajo consumo energético. De hecho, estos sistemas permiten recuperar una energía que de otra forma se desaprovecharía con una gran eficiencia energética.

Estos tipos de sistemas de ventilación mecánica se irán integrando en los edificios,  ya que las normativas de eficiencia energética son cada vez más exigentes y establecen la obligación de que se produzca una renovación del aire constante en los edificios, transmitida en caudal de ventilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *