Publicado el

Ventajas del aislamiento SATE en rehabilitación de edificios

Aislamiento SATE fachadas

En España, contamos con un parque edificatorio antiguo, hemos de tener en cuenta que de unos 25 millones de viviendas, el 58% se construyeron antes de 1981 por lo que presentan sustanciales deficiencias de confort térmico y habitabilidad. La rehabilitación energética de edificios se presenta como una solución para paliar esta situación, de la que se derivan problemáticas como la pobreza energética o las elevadas facturas energéticas a las que se enfrenta la mayoría de la población para poder mantener sus viviendas a una temperatura confortable.

El sistema SATE reduce las oscilaciones térmicas y los puentes térmicos, lo que permite un aislamiento térmico más homogéneo en la estructura del edificio y menores pérdidas energéticas. Es uno de los sistemas más utilizados para reforzar la envolvente térmica de un edificio ya que cuenta con muchas ventajas desde el punto de vista del confort y del ahorro energético y por este motivo, es una de las soluciones de aislamiento térmico más implementadas en nuestro país.

A continuación, veremos algunas de las ventajas de aplicar SATE en rehabilitación de edificios.

Mejora el confort y la calidad de vida de los habitantes del edificio

La premisa fundamental del sistema SATE es reducir la demanda energética en el edificio y mejorar el confort interior, pero además este sistema permite subsanar las deficiencias que aparecen en la fachada del edificio, eliminando grietas y fisuras que hayan aparecido en la fachada a lo largo del tiempo, eliminando los puentes térmicos, y la aparición de humedades.

Protege la estructura del edificio

Tras implementar el sistema SATE se mejora la habitabilidad y la vida útil del edificio, el edificio refuerza su estructura y queda completamente renovado, alargándose la vida útil del edificio.

Ahorro energético = Ahorro económico

El SATE permite reducir las pérdidas de calor en invierno y de frío en verano, suponiendo un ahorro de energía. Se calcula que el consumo derivado a los sistemas de climatización (calefacción / aire acondicionado) puede reducirse hasta en un 50% a raíz de aplicar este sistema de aislamiento térmico por el exterior.

Al reducirse la demanda energética en el edificio, se produce un menor consumo energético y por tanto, se produce una amortización de la inversión en un periodo razonable para la vida útil del inmueble.

Es un sistema con buena relación calidad-precio y además adecuar las fachadas a las exigencias de la “envolvente térmica” supone un ahorro económico del 20% apróximadamente.
Pide presupuesto en 1 minuto

Disminución de emisiones de CO2

Los aislamientos térmicos juegan un papel cada vez más destacado en la disminución de emisiones de CO2. Al disminuirse los puentes térmicos y las oscilaciones térmicas entre el interior y el exterior del edificios, se reduce la demanda energética, y por tanto, también lo hace el número de emisiones. Recordemos que el sector residencial en España produce un 17% (aprox) del número de emisiones de Co2 y es prioritario reducirlas para alcanzar los objetivos climáticos.

No disminuye espacio habitable y no causa graves molestias

En las obras de rehabilitación de un edificio habitado los trabajos de ejecución no perturban en exceso a los propietarios, ya que al colocarse el sistema por el exterior no es necesario que los operarios accedan al interior de las viviendas, y además, no se reduce la superficie habitable en el interior.

El edificio se revaloriza

Gracias a la versatilidad en los acabados, el edificio se moderniza estéticamente y, no sólo eso, reforzar el aislamiento térmico mediante SATE mejora la calificación energética del edificio.

Este es un resumen sobre las ventajas de aplicar el sistema SATE tanto para el edificio como para sus habitantes, que ven como tras realizar una obra de este tipo en su edificio, reducen su factura energética a la vez que perciben un mayor confort en su hogar.

Hay que apuntar a que el sistema SATE requiere de un cierto mantenimiento a lo largo del tiempo, ya que el clima y el envejecimiento de los materiales pueden dañar el sistema y en todo caso, se puede necesitar reforzar los anclajes del sistema para evitar desprendimientos. Por lo demás, es un sistema que presenta mayores ventajas que inconvenientes.

Fuente: ANFAPA. 

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de