Publicado el 10/07/2019

Validez y actualización del certificado energético

validación y renovación etiqueta

La obligación de disponer del certificado de eficiencia energética o más conocido como certificado energético, tanto para la venta como para el alquiler de inmuebles, es del propietario.  Por lo tanto también es su responsabilidad que el documento sea válido.

Vigencia y contenido del certificado energético

El certificado energético es válido en primer lugar si se encuentra en vigor. Para comprobarlo basta consultar la fecha de emisión y registro. A continuación se verifica que no han pasado más de 10 años desde entonces. Esto como norma general, tanto para edificios de nueva construcción como para edificios y partes de edificios existentes.

Por otro lado, además de la caducidad también hay que recordar que el certificado energético es un documento válido si:

  • Se ha realizado conforme a la metodología de cálculo establecida en el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril por el que se aprueba el procedimiento para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.
  • Ha sido realizado por técnico competente.
  • Contiene la información mínima establecida en el artículo 6 del RD 235/2013 antes mencionado.
  • Se ha registrado en el órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética correspondiente a la localidad donde se localice el inmueble.

Actuaciones que afectan a la calificación energéica del  inmueble

Por otro lado puede suceder que se hayan llevado a cabo actuaciones en el inmueble que afecten a la eficiencia energética del mismo. Según el  Decreto 39/2015, de 2 de Abril, del Consell por el que se regula la certificación energética de los edificios en la Generalitat Valenciana, cualquiera de las siguientes intervenciones podría modificar su calificación energética:

  • La ejecución de una obra que afecte a la envolvente térmica del inmueble.
  • La realización de una reforma que afecte a la instalación o instalaciones térmicas según los términos contenidos en el artículo 2 del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.
  • L a modificación de la instalación de iluminación en el caso de edificios y partes de edificios de uso terciario, como locales comerciales, edificios de oficinas, centros docentes, etc..
  • Un cambio del uso característico o de la actividad que se desarrolle en el inmueble y que modifique de forma significativa su nivel de eficiencia energética.

Este es un ejemplo válido independientemente de la Comunidad Autónoma que lo regule, ya que es una adaptación de la norma estatal. Cualquiera de estos supuestos es motivo suficiente para la actualización del certificado energético.

Conclusión

Por lo tanto, tanto si han trascurrido los diez años de vigencia del documento como si se han llevado a cabo actuaciones que afecten a la calificación energética del inmueble, el propietario es el único resposable de realizar la renovación del documento. Además absolutamente necesario con carácter previo a la venta o alquiler del inmueble. Y así se recoge en el Real Decreto del Consell comentado antes como ejemplo.

Para la renovación del certificado energético, el propietario deberá de contactar con un técnico competente para que realice de nuevo el documento o al menos actualice el existente. De no hacerlo estaría incumpliendo la obligación de renovación o actualización del certificado energético. Hecho que supone una infracción leve sancionable con una multa económica de entre 300 a 600 euros, según el Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Suelo y Rehabilitación urbana.

Artículo realizado por Paula Serrano Yuste, Arquitecta especialista en Certificación Energética de edificios LEED AP BD+C

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de