Publicado el

Termostatos WiFi para calefacción: instalación y funcionamiento

Termostatos-WiFi-domotica

Los termostatos WiFi tienen cada vez más presencia en el mercado de calefacción. Los cronotermostatos, que permiten programar la calefacción en función de las franjas horarias de uso, están quedando ya desbancados. Los termostatos WiFi son un paso más en el desarrollo de la domótica, permitiendo al usuario controlar desde el móvil la calefacción de su hogar o lugar de trabajo. Esto puede permitir un ahorro notable, ya que, al tener un control tan importante sobre el sistema de calefacción, facilita el ahorro tanto energético como económico.

En el artículo de hoy hablaremos de cómo se instala un sistema de termostatos WiFi, así como de su funcionamiento.

Instalación de termostato WiFi

El termostato inteligente es un dispositivo que se puede comprar a diferentes empresas de calefacción. En la compra, la instalación puede estar incluida en el precio, podemos contratar un instalador, o podemos instalarlo nosotros mismos si tenemos los conocimientos electrónicos necesarios. Pero lo cierto es que la instalación no es especialmente complicada, por lo que, realice quién realice la instalación, no supondrá un trastorno en nuestro domicilio u oficina.

En el regletero de nuestro nuevo dispositivo inteligente, podemos encontrar conexiones tanto para la calefacción como para el sistema de aire acondicionado. Por lo que la totalidad del sistema de climatización de la vivienda quedará centralizada en el termostato WiFi. Otro aspecto importante de la instalación es que el dispositivo “Smart” necesita de una conexión de alimentación eléctrica para funcionar. Por lo que, a través de la instalación de cableado, se deberá llevar un cable de alimentación eléctrica hasta el dispositivo. Una vez realizadas todas las conexiones, el sistema estará listo para empezar a funcionar.

Es importante recordar que los termostatos de este tipo tienen en cuenta qué tipo de caldera se está utilizando para regular de forma apropiada nuestro sistema climático.

Funcionamiento del termostato WiFi

Nada más encenderlo por primera vez, el termostato realizará un escáner de las redes WiFi disponibles. Tras conectarse a la nuestra, tendremos que crear una cuenta desde el propio termostato. A través de esta cuenta podremos controlar todo lo que ocurre en nuestro domicilio desde cualquier punto del planeta, por eso es un paso necesario. Cuando ya contemos con la cuenta, podremos acceder a los controles del termostato tanto desde un navegador, en la página correspondiente a nuestro aparato, como desde una aplicación que podremos descargar a nuestros dispositivos móviles. Pero, una vez que tenemos la aplicación descargada, ¿qué podemos regular desde allí?

Habitualmente al utilizar la interfaz web o la aplicación para dispositivo móvil, a grandes rasgos podemos encontrar dos modos: el modo manual y el modo automático. En el modo manual, podemos regular a tiempo real cualquier aspecto de la calefacción, cambiando las temperaturas o encendiendo y apagando los sistemas. Por otro lado, el modo automático, utiliza la inteligencia del termostato para regular la temperatura. Por ejemplo, puede hacer que al detectar que tu dispositivo móvil se ha conectado a la red WiFi de casa (lo cual implica que acabas de llegar de la calle), la calefacción se conecte, o que se desconecte cuando te vas.

Y no sólo eso, desde las aplicaciones también podemos controlar estadísticas de uso, como el consumo real y el acumulado, y así poder tener un mejor control del consumo de calefacción, y facilitar el ahorro.

Ventajas del termostato WiFi

A continuación, realizaremos un listado de las ventajas que ofrecen los termostatos WiFi en comparación con los termostatos tradicionales, e incluso con los termostatos de control horario o cronotermostatos.

  • Ahorro en el consumo, ya que cuenta con programaciones horarias, sistemas de mejora de eficiencia o modos de ahorro, ecológicos y de bajo consumo.
  • Acceso al sistema desde cualquier punto.
  • Control sobre los datos de consumo instantáneos o acumulativos.
  • Se adecua a nuestras instalaciones y las hace funcionar de forma óptima.
  • Aprenden de nuestros hábitos y nos sugieren mejoras al respecto

Si quieres ver ejemplos de termostatos inteligentes puedes ver nuestra sección termostatos.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de