Publicado el

¿Qué es una auditoría energética?

Edificio de oficinas auditoria energética

Una auditoría energética se define como el procedimiento a través del cual se hace un estudio objetivo del estado energético de un edificio, o de una organización. Para ello se obtiene información objetiva detectando los factores que afectan al consumo energético, ayudando a entender cómo se está utilizando la energía en la entidad o edificio auditado, y ayudando a mejorarlo.

En España se aprobó el pasado 2016 el Real Decreto 56/2016, en el cual se encuentra todo lo referente a las auditorías energéticas y la eficiencia energética. Este Real Decreto transponía la Directiva Europea 2012/27/UE.

Esta normativa obliga a elaborar auditorías energéticas en empresas para grandes compañías con más de 250 trabajadores o que tengan más de 50 millones de euros en volumen de negocio.

¿Quién hace la auditoría?

El Auditor Jefe

El perfil del auditor energético es el de un profesional multidisciplinar con perfil ingenieril o arquitectónico, con conocimiento sobre las necesidades energéticas de un edificio. Se puede obtener la calificación de auditor energético mediante cualquier Ciclo Formativo Profesional, a través de la experiencia profesional en el ámbito energético y mediante cursos específicos de auditorías energéticas propuestos por los gobiernos autonómicos. Por otro lado, hay organismos oficiales que otorgan títulos homologados de auditor energético: formación universitaria, un curso específico de 200 horas, aprobar un examen válido y tras un mínimo de 20 auditorías se otorga el título de Auditor Jefe.

El Equipo Auditor

Antes de una auditoría, el auditor jefe puede conformar lo que se conoce como un equipo auditor. Estos equipos están formados por profesionales que facilitan la labor a los auditores jefe, y que garanticen la veracidad de los datos obtenidos. Entre ellos pueden encontrarse especialistas de la electricidad o especialistas de la medición y la obtención de datos. En este equipo también puede haber personas que representen a entidades externas que verifiquen los procesos llevados a cabo y los datos obtenidos.

Alcance de la auditoría energética

El Real Decreto 56/2016 establece unos mínimos de la auditoría energética, pero no obliga a una estructura fija no modificable. De esta forma son las empresas las que deciden sobre qué contenidos desean incidir con más fuerza. La única obligatoriedad en un proceso de auditoría es la de tener en cuenta todos los consumos de energía existentes producidos por la empresa. También, para dotar de validez al documento final, la medición debe superar el 85% del consumo total de la empresa auditada.

En cuanto a los contenidos, existen diferentes tipos de auditorías establecidas por la asociación de Empresas de Eficiencia Energética. Pero todas ellas tienen unos estándares de presentación, como son datos medidos, verificados y actualizados, el perfil del consumo de energía (que es la representación gráfica del consumo energético de la entidad auditada), las mejoras de eficiencia energética propuestas y el análisis económico de las mismas.

Finalmente, es importante también realizar un registro e información de las auditorías de eficiencia energética. Cuando esta sea validada, la auditoría tendrá una validez de cuatro años hasta la actualización o realización de una nueva.

El proceso de auditoría energética

Para finalizar el artículo se van a exponer los pasos básicos del procedimiento de auditoría energética.

  1. Identificación del cliente y del edificio a auditar.
  2. Realizar un cronograma o algún tipo de planificación sobre las etapas de la auditoría energética.
  3. Presentación de la auditoría, argumentando los motivos de la realización y presentando un documento sobre la situación de la organización auditada.
  4. Definición constructiva del edificio en base a los criterios del CTE, y realizando la Certificación Energética en caso de no existir.
  5. Auditoría sobre los elementos constructivos, valorando su posible modificación.
  6. Auditoría sobre los elementos energéticos, realizando inventario, descripción, localización, recopilación de daros energéticos básicos como el consumo o la vida útil, y recabar los datos del gasto energético y del gasto económico producidos.
  7. Determinación de las preguntas de auditoría que ayuden a conocer todo lo relativo a los diferentes campos energéticos identificados.
  8. Propuestas de mejora aportadas en base a los campos energéticos auditados gracias al conocimiento técnico del auditor.
  9. Presentación de los datos al cliente.
  10. Acreditación de la veracidad del informe y puesta en conocimiento de las entidades normativas por parte del auditor.

Si necesitas realizar una auditoría energética de tu edificio, te ofrecemos en nuestro site Presupuestos un listado de ingenierías que realizan auditorías energéticas.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de