Publicado el

Renovar la sala de calderas para ahorrar costes

Calderas centralizadasFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

En este post los expertos de BUDERUS nos explican cómo lograr la máxima eficiencia en la renovación de salas de calderas centralizadas. La subida de los precios de la energía y el mantenimiento de unos estándares de confort elevados en nuestros hogares, en una coyuntura económica no muy optimista, nos hace replantearnos y estudiar a fondo en qué costes estamos incurriendo, cuánto nos gastamos en estar confortables en nuestra casa en invierno.

En el momento de argumentar u ofrecer al usuario final una renovación o mejora de los costes de explotación del servicio de calefacción nos planteamos como primera opción el cambio del generador de calor o caldera. Existen otras posibilidades parciales como la renovación de los circuladores o bombas de impulsión, mejoras hidráulicas de la instalación de tuberías, mejoras en el control, cambio de combustible… pero si queremos acometer una mejora rotunda y demostrable a corto plazo en cuanto a ahorros de combustible, atacaremos al punto más caliente de la instalación, la caldera.

¿Qué factores debemos tener en cuenta para compatibilizar los costes a medio y largo plazo con la inversión a corto plazo?

1. Dimensiones del espacio físico. Normalmente nos encontramos con espacios reducidos de instalación o necesitamos introducir un nuevo generador en la sala. Se requieren equipos compactos de tamaños reducidos con escalones de potencia o modulación continua adaptada a las distintas demandas de calor según tipología y tamaño de los edificios que se pretenden calentar.

2. Ruido. El factor ruido es muy importante cuando la sala de caldera está instalada en un edificio de viviendas. Hay que considerar el bajo nivel sonoro que un quemador integrado en el propio cuerpo de caldera puede llegar a proporcionar.

3. Facilidad de mantenimiento. Necesitamos prever unos costes de mantenimiento reducidos, facilitados por el tamaño del generador y por la simplicidad y accesibilidad de sus componentes internos. La facilidad en el mantenimiento nos lleva a la reducción de los costes de mantenimiento.

4. La tecnología. Aquí se trata de dar con la tecnología que garantice un pronto retorno de inversión, de fácil instalación y reducidos costes de mantenimiento y con un confort garantizado al usuario final en servicio de calefacción. En este equilibrio optaremos por la tecnología de condensación. Todos los fabricantes y la administración europea o regional apuntan permanentemente al desarrollo de la tecnología de condensación para alcanzar una mayor eficiencia energética. Nuestro objetivo ha sido y sigue siendo conseguir la mayor cantidad de calor con el mínimo de energía posible con menores emisiones de CO2 a la atmósfera.

5. Curva de demanda. En el caso de contar con grandes contenidos de agua en tuberías y radiadores como ocurre en calefacciones de comunidad de vecinos o centralizadas, la mejor opción es contar con un funcionamiento continuo para reducir las pérdidas en los arranques del servicio. Además si las viviendas se utilizan como residencia habitual, ocupadas todos los días del año, la opción más viable serán calderas de grandes inercias térmicas que se aprovechan para la reducción de consumos de combustible en repetidos arranques, calderas de fundición compactas.

Tenemos hasta ahora como propuesta una caldera compacta de fundición que utiliza la tecnología de condensación.

¿Y si queremos adaptar la demanda térmica de la calefacción a la climatología, la ocupación y los horarios?
Lo mejor es poder controlar los arranques del quemador con las condiciones exteriores por medio de una centralita de regulación con una sonda que capte la temperatura exterior, así nos podremos adelantar a los cambios climatológicos a lo largo de la temporada y a lo largo del día sobre todo en climas continentales como los de la España interior. Y lo podremos hacer mejor con rangos de modulaciones de caldera desde un mínimo de funcionamiento bajo, cercano a un 20% hasta el desarrollo de la potencia total del generador para el día más frío para el cual se calculó la instalación.

Dos mejor que uno

En este sentido podremos utilizar la versatilidad de funcionamiento de dos calderas en cascada en lugar de depender de un solo generador por varios motivos:

1. En caso de avería de una de ellas siempre tendremos servicio con el otro generador en paralelo.

2. Con dos generadores tendremos mayores rangos de modulación de potencia, desde el mínimo de una de ellas (potencia mínima) hasta la suma de la potencia de las dos calderas (potencia máxima). Teniendo en cuenta que al ser de condensación las calderas con rendimientos óptimos a potencias más bajas, trabajar con ellas de forma simultánea contando con todo su margen de regulación en lugar de arrancar con una hasta su 100% de potencia para poner en marcha la segunda caldera.

Instalación representativa de calderas Logano plus GB402D

Así pues, seguimos en la línea de recomendar dos calderas de fundición compactas en cascada que utilizan la tecnología de condensación que sustituyan a una antigua caldera.

¿Qué partes de la instalación se pueden reaprovechar?

En muchos casos no es necesaria la renovación del sistema de evacuación de gases. Podríamos aprovechar la chimenea anterior y hacer la conexión de los dos generadores de calor por medio de un colector y embocar a la antigua chimenea, así reducimos la inversión inicial y podremos amortizar antes la renovación de salas de calderas.

Si tenemos en cuenta los factores que hemos descrito podremos proponer soluciones eficientes y demostrar los ahorros en los costes de explotación en la primera factura de combustible. Hay otros muchos que nos ayudan a optimizar nuestra instalación, que no vamos a acometerlos en este artículo con detalle.

De la teoría a la práctica

Como ejemplos reales que han seguido este proceso de selección de equipos en salas de calderas existentes podemos citar muchos, pero nos centramos en el siguiente caso: bloque de viviendas de 12 plantas con calefacción centralizada retirando una antigua caldera de gas natural y aprovechando la chimenea existente.

Se instalaron dos calderas de condensación Buderus modelo Logano plus GB402 D de 545 kW cada una para la reforma de la instalación, aprovechando el hueco de chimenea existente, con un margen de modulación desde 109 kW a 1090 kW y con un retorno de la inversión mínimo debido a los ahorros de combustible obtenidos.

En definitiva, hemos conseguido niveles de confort elevados, reducidas dimensiones y niveles de ruido con un fácil y reducido mantenimiento de una caldera que utiliza la tecnología de condensación ahorrando consumos de gas y emisiones de CO2 al tiempo que aseguramos una rápida amortización, debido a estos reducidos costes de explotación. Una propuesta con garantía de éxito para nuestros clientes.

Al trabajar con dos o más calderas en cascada, ganamos en versatilidad y márgenes de modulación y conseguimos el ajuste a la curva de demanda térmica con la posibilidad de, con una única chimenea, aprovechar la instalación existente.

M.J.Ruiz
Responsable de Formación y Soporte Técnico de BUDERUS

Más información:
Buderus

 

 

 

www.buderus.es

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*