Objetivo: reducir el índice de pobreza energética en España

Rehabilitación de viviendas
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

En el Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza promovido por la Organización de las Naciones Unidas y que se celebra el 17 de octubre, en Caloryfrio.com queremos hacer nuestra pequeña aportación a este tema y centrarnos en la problemática de la pobreza energética en España y en como la rehabilitación energética de edificios supone una vía para paliar esta lacra que según datos de la Asociación de Ciencias Ambientales, asociación que dedica parte de sus esfuerzos a visibilizar esta problemática , afecta a más de 4 millones de españoles.

Pero comencemos por el principio,..

¿Qué es la pobreza energética?

Según la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) la pobreza energética es la “incapacidad de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud. Esta situación tiene graves consecuencias para la economía familiar  (se estima que alrededor de un 10% de los ingresos de una familia se destina a la factura energética) y para la salud: Habitar en una vivienda con temperaturas por debajo de niveles recomendables está relacionado con un mayor riesgo de sufrir enfermedades respiratorias y cardiovasculares, y es un hecho que se produce un incremento de la tasa de mortalidad en invierno entre personas de edad avanzada.

Rehabilitación energética de edificios y eficiencia energética

Claude Turmes, eurodiputado luxemburgués de la Comisón Europea de Industria, Investigación y Energía que coordinó las negociaciones sobre Directiva de Eficiencia Energética a nivel europeo afirmó durante esta reunión que: “Los gobiernos tienen la opción de proteger a los ciudadanos frente a la pobreza energética”. En este sentido, la Unión Europea trabaja en desarrollar una serie de políticas energéticas (Directivas 2009/72/CE y 2009/73/CE del mercado interior de electricidad y gas) que obligue a los estados miembros a desarrollar planes para abordar esta problemática mejorando la eficiencia energética de las viviendas.

En España, un paso más en la lucha contra esta lacra ha sido la de incluir el concepto de pobreza energética en el marco legislativo, a través de la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

Y es que la rehabilitación de edificios tiene mucho que aportar para paliar esta lacra social, posibilitando que el índice de pobreza energética en nuestro país disminuya y más personas puedan disfrutar de unos niveles adecuados de confort y de calidad de vida en sus viviendas.

Además, con la promoción de políticas de rehabilitación energética de edificios para reducir la demanda energética existente, se cubren varios objetivos simultáneamente, disminuir la dependencia energética de los combustibles fósiles y reducir el nivel de emisiones de CO2.

Causas de la pobreza energética en España

Una de las principales causas de la pobreza energética es la baja calidad del parque edificatorio. Como comentábamos en el post “Ventajas de la rehabilitación energética en España” más de 5 millones de viviendas superan los 50 años de antigüedad y por tanto no se construyeron de acuerdo a las normativas específicas sobre exigencias de aislamiento térmico, como la Norma Básica de la Edificación (NBE) del año 1979 o el Código Técnico de la Edificación (CTE), del 2006, revisado recientemente, en el año 2013, por lo que estas viviendas requieren de una gran demanda energética para mantener unos mínimos niveles de confort en las viviendas. 

Otra causa es la reducción de las rentas familiares como consecuencia del paro. Que algún miembro de la unidad familiar esté en situación de desempleo incrementa la posibilidad de padecer pobreza energética. En España en 2012, con una tasa de desempleo en torno al 25%, uno de cada tres hogares cuya persona de referencia estaba en paro, destinaba más de un 10% de sus ingresos anuales al pago de las facturas de la energía doméstica, y esa situación se agravó a partir de 2007 cómo se puede observar en la gráfica en función del nivel de ingresos en las familias.

Esto sumado a los elevados precios de la energía, que las previsiones apuntan a que los precios de la energía se  incrementen progresivamente a un ritmo superior al del crecimiento económico del país, y a la baja eficiencia energética de gran parte de los edificios existentes hacen que el problema de la pobreza energética alcanza una dimensión socioeconómica que requiere  de diversas actuaciones para reducir este porcentaje y tomar medidas de tipo social y políticas para paliar esta situación.El Ministerio de Industria, Energia y Turismo puso en marcha el bono social en 2009 para proteger a los ciudadanos pertenecientes a colectivos “vulnerables” a la hora de pagar la factura de electricidad y por el que se aplica en la tarifa de último recurso que corresponda (con o sin discriminación horaria) un descuento del 25% sobre el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor.

A nivel económico y político, la contribución para solucionar la pobreza energética es la de desarrollar políticas energéticas que impulsen la rehabilitación y la eficiencia energética en la edificación. Lógicamente reducir el índice de pobreza energética en España es una problemática compleja y requiere de “la participación e interlocución de una multitud de agentes para poder dar respuesta de una manera global”.

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail