Publicado el

Mejora la calidad del aire con recuperadores de calor

Recuperador de calorFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

La integración de sistemas de ventilación en instalaciones de climatización, tanto en edificios nuevos como en rehabilitaciones, adquiere cada vez mayor protagonismo ya que asegura calidad del aire, una correcta evacuación de la humedad, de la circulación del aire y la salubridad del ambiente. Las construcciones cada vez son más herméticas para garantizar un buen aislamiento y reducir la demanda de energía, por lo que, cada vez más, resulta más difícil realizar una ventilación natural. Es aquí donde los sistemas de ventilación se vuelven imprescindibles para garantizar que a la vez que se conserva la energía se asegure una óptima calidad del aire para los habitantes del edificio.

Y es que, cada vez damos más importancia a la calidad de aire en los espacios interiores. Como mencionábamos en un post anterior: “Consejos para mejorar la salud y la calidad del aire interior (infografía)” pasamos un 80% de nuestra actividad diaria en espacios interiores y,  gracias a los sistemas de ventilación, no sólo se mejora la calidad del aire sino que también se reduce el consumo de energía y se produce un claro aumento de la eficiencia energética en las instalaciones.

Los sistemas de ventilación pueden ser descentralizados o centralizados. En esta ocasión nos centraremos en las ventajas de los sistemas de ventilación descentralizados a través de recuperadores de calor. El control que estos sistemas realizan sobre la calidad del aire interior, ajustando el aporte de aire según la concentración de CO2  y la extracción en base a las variaciones de Humedad Relativa, hace que se reduzca considerablemente la pérdida de calor, se garantiza la renovación del aire, consiguiendo importantes ahorros en calefacción, por encima del 50%.

Funcionamiento de un recuperador de calor y ventajas

El recuperador de calor aspira el aire fresco del exterior, lo precalienta con el calor que se extrae del interior y lo vierte al interior atemperado. Posteriormente, recoge el aire “viciado” de la estancia y lo expulsa al exterior eliminando los contaminantes del aire y el exceso de humedad. Gracias al intercambiador que cruza los dos circuitos, el aire saliente (frío-caliente) y el aire entrante (caliente-frío), sin mezclarse en ningún momento y así, gracias a este sistema de ventilación mecánica es posible recuperar el calor de la calefacción para atemperar el aire frío del exterior en invierno, y refrigerar el aire caliente del exterior en verano.

Ventajas de los recuperadores de calor

  • Consigue rendimientos de recuperación de hasta el 90% del calor del aire
  • Gran ahorro energético
  • Protección contra la humedad
  • Calidad del aire

Aire más limpio:  La menor humedad en el aire contribuye a evitar la formación de moho y de ácaros domésticos. Los filtros de los recuperadores de calor ayudan a reducir el nivel de contaminantes presentes mejorando la calidad del aire interior. La ventilación supone una renovación constante del aire a través de la circulación y extracción  de olores, así como la reducción de los niveles de dióxido de carbono.

Ahorro de energía: Los recuperadores de calor consiguen recuperar hasta el 90% del calor presente en el aire caliente. Además, su integración en sistemas de climatización mejora la eficiencia energética de la instalación y reduce el consumo de energía.

Mayor confort: Además de aumentar la calidad del aire son un excelente aislamiento acústico frente a ruidos de la calle o del exterior.

Además, estos recuperadores de calor cuentan con grandes ventajas, se adaptan instantáneamente a las necesidades de la estancia, se pueden comunicar por radiofrecuencia con otros sistemas de ventilación para obtener la mejor distribución del aire fresco, y permiten su integración con otras unidades de calefacción y climatización compatibles.

Consejos de mantenimiento para los recuperadores de calor

Para su correcto funcionamiento, se debe realizar un mantenimiento y limpieza, que garantice su rendimiento energético, este debe ser realizado por una empresa instaladora o mantenedora, Si bien, los cambios o sustitución de los filtros pueden ser realizados por el propio usuario.

Artículo patrocinado por:

Jaga

 

www.jaga.info

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*