¿Cuál es el mejor aislante térmico para una casa?

Vivienda con aislamiento en fachada exterior
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Aislar correctamente una vivienda es la mejor forma de evitar pérdidas de temperatura y por tanto, conseguir ahorrar energía. Instalar un buen aislante térmico en paredes, incluso en techos y suelos, puede suponer unos ahorros energéticos de hasta un 35% en el gasto de calefacción.  Veamos cómo puedes aislar tu casa y cuál es el mejor aislante térmico para tu obra.

El mejor aislante térmico será el que reúna las siguientes prestaciones:

  • Baja conductividad y alta resistencia térmica: para protegerte contra el frío y el calor.
  • Aislamiento acústico: si posee fibras amortigua y absorbe el ruido.
  • Una alta resistencia al paso del calor (R): para retrasar la entrada del calor en verano. (R entre 2 y 2,5 es un buen aislante)
  • Un buen comportamiento contra el fuego,  para mejorar la seguridad en tu hogar.

Por su alto poder aislante, generalmente se utilizan como materiales aislantes algunos tipos de materiales porosos o fibrosos como las lanas minerales (de roca o de vidrio), poliestireno expandido, poliestireno extruido, espuma de poliuretano, corcho, etc.

Dependiendo del tipo de actuación que ejecutes en tu vivienda -reforzar la envolvente del edificio, eliminar puentes térmicos, aislar paredes, techos y suelos- pero sobre todo dependiendo desde dónde vas a acometer la reforma –desde el exterior o desde el interior- el tipo de material aislante a escoger variará.

Aislamiento térmico exterior

Normalmente se utilizan planchas rígidas de material aislante, generalmente de poliestireno extruido o lanas minerales y espumas que se fijan a la pared del edificio.

El Poliestireno Extruido (XPS), es el único aislante térmico capaz de mojarse sin perder sus propiedades. Se trata por tanto de  un aislante duradero, de elevadas prestaciones mecánicas y no se pudre. Colocado sobre la impermeabilización (cubierta invertida) además de aislar protege la lámina impermeable, mejora la durabilidad de ésta.

El poliestireno expandido (EPS): se trata de láminas conocidas comúnmente como corcho blanco o poliespán. Por su versatilidad y facilidad de conformado, el poliestireno expandido se utiliza como material de aligeramiento y aislamiento térmico.

Por sus características y propiedades, el poliestireno extruido es mejor aislante para su uso en cubiertas y suelos mientras que el expandido (láminas de poliespán) se utiliza para tabiques y no para fachadas.

Entre las ventajas del aislamiento exterior está la de que se corrigen con facilidad los puentes térmicos y se aprovecha la inercia térmica del soporte. Sin embargo, una actuación a nivel de fachada exterior requerirá de una acción conjunta a nivel de comunidad y la aprobación de todos los vecinos ya que afectará a todo el edificio.

Las obras de rehabilitación y limpieza de fachada son costosas, pero se amortizan en un plazo de 5 a 7 años. Por tanto, a medio plazo mejorar el aislamiento térmico de esta forma revertirá en un mayor ahorro energético y por tanto, ahorro económico, para toda la comunidad.

Aislamiento térmico interior

Esta es una opción más económica que el aislamiento por el exterior y una gran ventaja es que puede llevarse a cabo de forma individual, piso a piso a voluntad del propietario, aunque tiene el inconveniente de que se pierde algo de espacio interior, entre 4 y 5 cm por pared.

Para asilamientos ejecutados desde el interior de la vivienda, se pueden usar placas rígidas de poliestireno extruido (poliespan), placas de yeso laminado (pladur) y paneles de lana mineral, entre otros sistemas de aislamiento para el interior.

Lana mineral: la lana mineral se elabora con materiales naturales (arena silícea para la lana o fibra de vidrio, y con roca basáltica para la lana de roca) y es uno de los mejores aislantes acústicos y términos que existen. Se utiliza mucho para aislar elementos constructivos como cubiertas, forjados, fachadas, suelos, falsos techos, tabiques divisorios, conductos de aire acondicionado, protección de estructuras, puertas, mamparas y cerramientos exteriores.

Los aislantes de lana tanto de roca como de vidrio no retienen el agua y son completamente seguros frente al fuego.

Otros tipos de refuerzo para el aislamiento térmico que puede hacerse desde la parte exterior o interior de la fachada se realiza mediante el relleno de cámaras de aire con espumas o lana mineral insuflada. La conductividad térmica de la lana mineral insuflada es la más baja de las Lanas Minerales existentes, lo que asegura un mayor confort en el futuro. Este producto se inyecta en las fachadas y techos a través de unos pequeños orificios que después se tapan dejándola intacta y sin perder espacio útil.

Aislamiento térmico reflectante: compuesto por varias capas de material reflectante, tiene un espesor mínimo y son fáciles de instalar y ligeros y son ideales para en bajo techos, buardillas y paredes.

Reemplazar marcos y ventanas por PVC y doble cristal y mejorar el aislamiento de los suelos son otras actuaciones con las que podemos  reforzar el aislamiento térmico y acústico de nuestra vivienda y lograr así reducir la factura y el consumo de energía derivado de la calefacción o la climatización.

Al margen del material aislante que escojas, desde Caloryfrio.com te recomendamos ponerte en contacto con un especialista en aislamiento o una Empresa de Servicios Energéticos que identifique qué pérdidas de energía tiene tu casa y te recomiende cuál es la actuación de aislamiento más recomendable.

PIDE PRESUPUESTO PARA INSTALAR EL MEJOR AISLAMIENTO EN TU CASA

Idoia Arnabat CALORYFRIO

Idoia Arnabat CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo con amplia experiencia en gestión de contenidos para medios escritos y digitales. Realiza las labores de redacción, maquetación y publicación de los contenidos multimedia del portal. Nuestra pluma de la actualidad y contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com
Idoia Arnabat CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail