Publicado el

La Hora del Planeta 2019: un reto para todo el día

hora-del-planeta

El 30 de marzo de este año 2019, la organización no gubernamental WWF vuelve a proponer realizar la iniciativa conocida como Hora del Planeta, que consiste en realizar un apagón eléctrico voluntario durante una hora. La primera “hora sostenible” tuvo lugar hace ya doce años en la ciudad de Sydney, y desde entonces, el movimiento se ha extendido a 188 países que han aportado su granito de arena para fomentar la conciencia ambiental. Además, este año WWF ha propuesto diversos retos medioambientales para realizar a lo largo del día, y concienciar así de los problemas ambientales más urgentes.

¿En qué consiste este año?

La actividad principal de la Hora del Planeta 2019 consiste, al igual que el resto de los años, en que el sábado 30 de marzo se realice de 20:30 a 21:30 un apagón eléctrico voluntario. Con esta iniciativa, a la que se suman cada año cientos de ayuntamientos y empresas, se pretende concienciar sobre el alto consumo eléctrico que deriva en contaminación ambiental debido al origen no sostenible de la electricidad. A pesar de que la transición energética está ya en marcha, las energías renovables aún no cuentan con la presencia que deberían en el mix energético global, y los combustibles fósiles o la energía nuclear siguen siendo las protagonistas. Por ello, el gesto de apagar la luz cobra tanta importancia de cara al respeto del medio ambiente.

Pero, tal y como se a ha comentado, este año la asociación WWF ha querido ir un paso más allá. Aparte de la iniciativa para la reducción del consumo eléctrico, también han propuesto la realización de uno de los siguientes retos: pasar un día sin carne, un día sin plástico o bien un día sin emisiones nocivas.

Un día sin carne

¿Qué relación tiene el consumo de carne con la preservación del medio ambiente? En realidad, mucha. Por un lado, según datos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la cría del ganado representa el 14,5% de las emisiones de CO2 equivalentes generadas por los humanos, con un protagonismo especial para el metano que se produce en la digestión animal. Asimismo, el 26% de la superficie terrestre se dedica a la producción de pasto y el 33% de la superficie agrícola a la producción de grano para piensos conllevando en muchos lugares efectos devastadores como la deforestación o la degradación del suelo. Por último, las cantidades de agua necesarias para la producción de carne son desorbitadas, bien sea por el regadío o por la hidratación del animal durante su vida. Según los datos de la Water Footprint Network, 1 kilogramo de carne de vaca precisa de 15.415 litros, 1 kg de carne de oveja o cabra 8.763 litros, 1kg de carne de cerdo 5.988 litros y 1 kg de carne de pollo 4.325 litros de agua.

Por lo tanto, el consumo de carne ha de ser también sostenible, teniendo como objetivo su reducción y exigiendo productos ecológicos.

Un día sin plástico

El plástico se ha convertido en uno de los grandes enemigos del siglo XXI. Su producción en masa en muchísimos sectores, combinada con un uso irresponsable y una deposición final no controlada, están trayendo consecuencias catastróficas para el medio natural. Según los datos aportados por diversas universidades estadounidenses, 9 millones de toneladas de residuo plástico llegan al mar cada año, de las cuales el 40% son plásticos de un solo uso. Por otro lado, el tiempo requerido para la degradación de una bolsa de plástico es de 150 años, pudiendo aumentar hasta los miles de años en casos de otros plásticos más resistentes. De hecho, se estima que para el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

Y ¿cómo afecta el plástico a la vida de los seres vivos marinos? Muchos quedan atrapados o asfixiados por ellos, y otros muchos los ingieren, llegando a afectar incluso a la calidad del pescado que llega hasta nuestros platos. Por lo tanto, reducir el plástico es una necesidad para preservar la vida marina y la salud de nuestro planeta.

Un día sin emisiones

El último reto propuesto desde WWF para el 30 de marzo tiene que ver con las emisiones derivadas del transporte. Las emisiones de los motores de combustión, entre las que se encuentran el CO2, el monóxido de carbono o los óxidos de nitrógeno, son muy perjudiciales para el estado de la atmósfera. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el transporte representa un tercio del consumo de energía final y más de un quinto de las emisiones de gases de efecto invernadero. También es responsable de buena parte de la contaminación atmosférica y acústica urbana. Por ello, optar por medios de transporte públicos o sostenibles es una iniciativa de gran importancia.

Súmate a la Hora del Planeta

Este 30 de marzo, si quieres participar en la Hora del Planeta, además de todas las acciones ya citadas,  la actividad principal consistirá en apagar todas las luces y desconectar los aparatos eléctricos entre las 20:30 y las 21:30. Si además, deseas participar en los retos propuestos por la asociación WWF, puedes inscribirte aquí para recibir toda la información necesaria sobre cómo abordarlos. Y que esta contribución simbólica sirva para concienciar y extenderla al resto del año.

1
Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
el más reciente el más antiguo el más votado
Notificar de
Tododeseguridad
Invitado

Aunque ya pasó el día, pero se debería de haber mas a menudo, la verdad, nos estamos cargando el planeta, sobre todo por las emisiones y los plásticos. Aunque se apliquen tecnologías como la domótica para ahorro energético y cosas modernas, de poco vale sino reducimos emisiones. Desconocía el impacto de la carne, gracias por el dato, muy curioso!

Gracias!