Por qué instalar calderas de condensación

Instalar aldera de condensación
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Instalar calderas de condensación es una buena elección, ¿Por qué? El gas natural es el combustible más utilizado en nuestro país por su red de suministro y rapidez a la hora de proporcionar confort en el hogar. Si estás pensando en renovar la instalación de calefacción de tu hogar, bien porque no sea de gas natural o bien porque ésta ya esté anticuada, debes de saber que las calderas de condensación son las calderas más eficientes por su funcionamiento, excelente rendimiento energético y también porque contaminan menos.

¿Cómo funcionan las calderas de condensación?

Las calderas de gas están pensadas para aprovechar al máximo la energía y de todas ellas, las calderas de condensación, por su propio funcionamiento, son las que más rendimiento obtienen porque aprovechan al máximo el calor de los humos de los productos de la combustión mediante la condensación de vapor de agua, trabajando a menores temperaturas y reduciendo, por ello, las pérdidas por distribución.

La caldera de condensación permite  la disminución de la temperatura del agua,  por lo que implica menor consumo energético y además quema combustible en función de la demanda real instantánea de la instalación y de la temperatura exterior. El calor de los humos de la combustión se aprovecha en la propia caldera, que de otra forma se desperdiciaría.

Son más eficientes

En septiembre de 2015 entró en vigor la directiva Erp de ecodiseño. Aunque todavía se puedan adquirir otro tipo de calderas por estar dentro del mercado, a partir de esa fecha solo se pueden fabricar calderas de condensación, ya que obtienen mejores rendimientos estacionales con menor número de emisiones contaminantes.

Además, también es obligatorio mostrar la etiqueta energética, con información sobre el producto, y las calderas de condensación obtienen una clasificación energética de tipo A.

Son menos contaminantes

La normativa europea ErP exige la comercialización de calderas energéticamente eficientes como son las de condensación

Las calderas de condensación emiten menos gases contaminantes, menos CO2 y Nox, por lo tanto contaminan menos y son más respetuosas con el medio ambiente.cumplen con la normativa ErP, reducen el número de emisiones de CO2 respecto a otras calderas y tienen muy bajas emisiones de NOx.

Mayor rendimiento energético

Las calderas convencionales pueden ser de tipo estancas o atmosféricas, trabajan a temperaturas de combustión muy elevadas por lo que eso también aumenta el consumo de combustible. Las calderas de condensación, en cambio, al aprovechar el calor de la condensación del agua de los humos alcanzan rendimientos energéticos muy elevados y consumen menos energía. Frente a una caldera tradicional que alcanza un renidmiento energético del 80%, las calderas de condensación alcanzan una eficiencia energética estacional de más de un 90%.

PRESUPUESTO PARA INSTALACIÓN DE CALEFACCIÓN

Ahorran energía

Además, estas calderas adaptan su potencia de funcionamiento a las necesidades de la instalación, evitando arranques y paros continuos. Esto también provoca que gasten menos combustible y, por lo tanto, que ahorren energía.

Integran regulación y se pueden combinar con otros sistemas de calefacción

Además, al llevar integradas sistemas de regulación, regulan la temperatura en función de la demanda energética que haya en la vivienda, por lo que sólo gastan la energía que necesitan.

También está comprobado que mejora la eficiencia energética de toda la instalación de calefacción si la caldera de condensación se conecta a radiadores o suelo radiante, ya que se trabajando a baja temperatura se obtiene un gran rendimiento de toda la instalación de calefacción.

Reducirás la factura destinada a la calefacción y acs

Si comparamos el gasto medio que supone una caldera de gas convencional en relación a una de caldera de condensación, veremos que se ahorra más de un 25%. Las facturas bajan y el precio de la caldera se amortiza en  3 años. El ahorro acumulado durante la vida media de una caldera equivaldría el coste de una nueva, unos 1.800 euros.

Sin duda, cambiarte a la condensación, pese a la inversión inicial, supone un ahorro de energía, que verás amortizado en un breve plazo de tiempo. El medio ambiente y tu bolsillo, te lo agradecerán.

Fuente: FEGECA

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail