El equilibrado hidráulico en instalaciones de calefacción

Equilibrado hidráulico en radiadores
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Para asegurar un rendimiento óptimo de la instalación de calefacción formada por caldera + radiadores es importante realizar el equilibrado hidráulico. Este procedimiento asegura una distribución adecuada a través del sistema de calefacción garantizando que llega el caudal necesario a cada radiador.Pero empecemos por el principio, ¿qué problemas aparecen cuando no se realiza el equilibrado hidráulico en la instalación de calefacción?

Instalaciones de calefacción sin equilibrado hidráulico

Nos encontramos con que, cuando no se ha realizado equilibrado hidráulico en la instalación de calefacción,  los elementos terminales (radiadores) más alejados de la bomba no reciben el caudal suficiente de agua, por lo que además de una habitación infracalentada, encontramos que se produce un deficiente reparto del calor, ruidos en las válvulas,…. Este problema también se produce a la inversa y en los elementos más cercanos a la bomba encontramos que llega más caudal de agua, produciéndose un sobrecalentamiento de la estancia.

Otros problemas derivados de un ajuste erróneo de la instalación son la subida de la temperatura de impulsión y un sobredimensionamiento de la bomba de circulación. Por tanto, podemos decir que los problemas derivados de no realizar el equilibrado hidráulico son: mayor consumo energético, reparto ineficiente del calor, disconfort térmico, deficiente aprovechamiento del poder calorífico superior y los ruidos en las válvulas.

Equilibrado hidráulico para garantizar un buen rendimiento de la instalación de calefacción

Para subsanar estas deficiencias en la instalación de calefacción y asegurar un rendimiento óptimo es necesario realizar el equilibrado hidráulico, un procedimiento que asegura una correcta distribución del caudal de agua por todos los radiadores que componen la instalación. ¿Cómo lo consigue? A través de la adaptación entre sí de todos los componentes que conforman la instalación: radiadores, válvulas termostáticas, válvulas de equilibrado, bombas y tuberías.

El equilibrado hidráulico, consiste como hemos mencionado antes, en adaptar entre sí todos los componentes que forman la instalación de calefacción con el objetivo de obtener el máximo rendimiento a la instalación.

En una instalación de calefacción hay que tener en cuenta aspectos como la temperatura de impulsión y de retorno, el caudal y la presión diferencial. Una temperatura de retorno baja permite trabajar a la caldera en un rango de poder calorífico superior, garantizando mejor rendimiento y mayor confort. Un circuito de calefacción está formado por diferentes válvulas y cada una tiene una función: las válvulas de llenado y vaciado permiten controlar el caudal, las válvulas de medición se encargan de medir la presión diferencial, válvulas de equilibrado para medir la temperatura de ida y de retorno,…Reguladores de presión, válvulas de equilibrado, válvulas de corte, adaptadores,…de un correcto dimensionamiento y ajuste de la instalación dependerá el rendimiento de la misma.

El equilibrado hidráulico permite un potencial de ahorro significativo y una rápida amortización de la inversión, estimada en 3 y 4 años. Entre las ventajas de realizar un equilibrado hidráulico están el ahorro de energía, confort térmico, buen rendimiento del sistema (uso óptimo del poder calorífico superior), mayor control del sistema y ausencia de ruidos en las válvulas.

Ventajas del equilibrado hidráulico automático para la optimización de la calefacción

Los sistemas de calefacción convencionales incluyen válvulas termostáticas que están posicionadas con un preajuste según los cálculos de la instalación. Realizar el equilibrado hidráulico de forma manual es dificultoso, ya que implica un conocimiento previo de la instalación para conocer la situación exacta de las tuberías y poder realizar el cálculo de la instalación

Entre las ventajas del equilibrado hidráulico automático encontramos que se reducen los cálculos y costes de planificación así como en la instalación, se reduce el número de válvulas de equilibrado y la adaptación de los componentes se produce de forma automática, por lo que existen un mayor control y eficiencia en la instalación de calefacción.

Artículo patrocinado por:

Oventrop

 

 

 

www.oventrop.com

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail