Cómo elegir el mejor grifo termostático para la ducha

Elegir grifo termostático
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Un grifo termostático es un tipo de grifería que permite regular de antemano la temperatura a la que queremos que salga el agua caliente de la ducha, ofreciendo por un lado más comodidad al evitar cambios de temperatura bruscos y por otro, mayor seguridad, al evitar que el agua salga demasiado caliente.

Además, de las ya mencionadas, otra de las ventajas claras que presentan los grifos termostáticos es que te ayudarán a ahorrar agua: una mejor regulación del caudal y de la temperatura del agua evita derrochar agua hasta conseguir la temperatura deseada, por lo que lograremos ahorrar hasta un 40% de agua en cada ducha.

Otra ventaja es que los grifos termostáticos mantienen la presión y la temperatura aunque se usen otros grifos de la vivienda, evitando “sustos” por ejemplo cuando alguien activa la cisterna mientras disfrutamos de la ducha.

¿Cómo funciona un grifo termostático?

La clave del funcionamiento de los grifos termostáticos está en la válvula que se encuentra en su interior, tratándose de una válvula de tres vías con una vía para dejar pasar el agua caliente, otra para dejar pasar agua fría y una tercera para dejar correr la mezcla que saldrá a la temperatura deseada.

En caso de corte accidental del agua fría, el grifo termostático cierra automáticamente la vía de agua caliente que impide el flujo del agua caliente, garantizando que el usuario no se queme en estos casos.

¿Cómo elegir un buen grifo termostático?

A la hora de elegir el mejor grifo termostático para nuestro baño, tenemos que fijarnos en algunos puntos clave:

Botón de seguridad

Botón de seguridad de un grifo termostáticoAl elegir un buen grifo termostático conviene fijarnos en que disponga del botón de seguridad en la manilla que regula la temperatura. Este botón funciona como tope de seguridad, generalmente marcado de fábrica a 38 grados y evita que una apertura excesiva y no intencionada del grifo provoque quemaduras indeseables por ejemplo, en niños o ancianos.

¿Para qué se va a utilizar?

Antes de comprar debes saber si el grifo se va a utilizar sólo para ducha o también para bañera, ya que se comercializan de los dos tipos: con una o dos salidas. También existe la opción de comprar grifos termostáticos monomando para lavabos o cocinas.

Caudal mínimo

Recuerda que la normativa regula el caudal de los grifos y establece que, para el baño, el caudal debe ser superior a 20 litros por minuto con el grifo abierto al máximo a las temperaturas de 34, 38 y 42 ºC y con una presión de agua de tres bares. Para ducha, la norma establece que el caudal de agua debe ser igual o superior a 12 litros por minuto.

Elige grifería de calidad

Como ya explicábamos en el post “Claves para elegir el grifo más seguro” AGRIVAL, Asociación Nacional de Fabricantes de Grifería y Valvulería- nos ofrece algunos consejos para asegurarnos de elegir un grifo que sea seguro, tanto a nivel funcional como sanitario. Toda grifería debería estar fabricada con una aleación que cumpla los estándares mínimos  garantizados por la norma UNE-EN 1982:2009, desconfía de productos que no estén marcados con el distintivo “CE” y de las soluciones “low cost” ya que el abaratamiento de los grifos se produce muchas veces en piezas que no aseguran ni su calidad ni su durabilidad.

Idoia Arnabat CALORYFRIO

Idoia Arnabat CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo con amplia experiencia en gestión de contenidos para medios escritos y digitales. Realiza las labores de redacción, maquetación y publicación de los contenidos multimedia del portal. Nuestra pluma de la actualidad y contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com
Idoia Arnabat CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail