Publicado el 23/09/2019

El informe de evaluación del edificio y el certificado energético

informe de evaluación y certificado energético

El Informe de Evaluación del Edificio (IEE) tiene como objetivo garantizar la calidad y sostenibilidad de los edificios. Así se recogía en el apartado V del preámbulo de la Ley 8/2013 de Rehabilitación, Regeneración y Renovaciones urbanas*: «el legislador estatal, al regular este Informe de Evaluación, trata de asegurar la calidad y sostenibilidad del parque edificado, así como obtener información que le permita orientar el ejercicio de sus propias políticas». Y debe de ser así, las cifras lo confirman. Más del  55% de los edificios construidos es anterior a 1980, el 21% tienen más de 50 años y el 58% fue construido sin criterios de ahorro energético. Todos ellos requieren por lo tanto de algún tipo de intervención de rehabilitación de conservación y/o energética. Qué mejor que el IEE y el certificado energético para informar de ello a sus propietarios y a la Administración.

El deber de conservación y la inspección técnica de edificios

El deber de conservación de los edificios es una exigencia que ya existía en la Ley del Suelo de 1957. Un deber que se ha mantenido en leyes posteriores y que consiste básicamente en la realización de una inspección técnica periódica a partir de que éstos alcancen los 50 años de antigüedad. Principalmente en edificios de uso vivienda.

Durante dicha inspección un técnico competente debe de evaluar el estado del edificio. Para ello debe de comprobar aspectos relativos a la seguridad, la salubridad, el ornato y la accesibilidad de todos los elementos comunes del edificio. Toda la información recopilada durante la inspección se debe de materializar en un informe suscrito por el mismo técnico. Además, como resultado de dicha evaluación, el técnico debe de prescribir el tipo de intervención a realizar en caso necesario y en función de la importancia del daño, determinar el plazo de tiempo para llevar a cabo dicha intervención. Ya sea de manera urgente, a medio o largo plazo.

La Inspección Técnica de Edificios y el Informe de Evaluación del Edificio

En 2013 la Inspección Técnica de Edificios (ITE) pasa a denominarse Informe de Evaluación de los Edificios (IEE), con la publicación de la Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovaciones urbanas, que como novedad incluye el certificado energético del inmueble. Por lo tanto el IEE tal y como se exige en la actualidad evalúa no sólo el estado de conservación y la accesibilidad del edificio sino también su eficiencia energética. Además en junio 2013, aunque unos días antes, también se publica el RD 235/2013 por el se regula el procedimiento de certificación energética de edificios, que obliga a propietarios de edificios existentes a disponer del certificado energético, en caso de venta o alquiler. No obstante, parece oportuno comentar que el proyecto de modificación de dicho RD 235/2013 incluye, tal y como se ha publicado en el Ministerio para la Transición Ecológica el pasado agosto, un nuevo apartado f) dentro del ámbito de aplicación del citado RD. Los edificios que tengan que realizar obligatoriamente la Inspección Técnica del Edificio están obligados a disponer del certificado energético del edificio.

Conclusión

Es evidente que existe una necesidad urgente de descarbonizar el parque edificatorio, responsable del 40% del consumo de energía final en la Unión Europea. La eficiencia energética en los edificios es una prioridad. Las directivas europeas sobre eficiencia energética que después se transponen a nuestra normativa nacional, autonómica o municipal así lo determinan. El consumo responsable de la energía y la reducción de las emiciones de CO² para limitar las consecuencias del Cambio Climático son una necesidad urgente. Sin ir más lejos, este mes de Septiembre el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España publicaba una nota de prensa en la que se afirmaba que los arquitectos declaran la emergencia climática y trabajarán para que España sea una economía de bajo impacto ambiental en 2050.

Qué mejor mecanismo que el de la información al usuario para que sea consciente de las acciones que puede llevar a cabo en su edificio para cumplir con este objetivo. Y qué mejor instrumento que el Certificado Energético y el Informe de Evaluación del Edificio para poder transmitirla.

*Ley derogada, artículos 1 a 19, por el RDL 7/2015

Artículo realizado por Paula Serrano Yuste, Arquitecta especialista en Certificación Energética de edificios LEED AP BD+C

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de