Dutch Windwheel, el molino de viento del siglo XXI

Edificio Dutch Windwheel
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

El agua y el viento son dos elementos omnipresentes en la cultura holandesa. El molino de viento ha sido utilizado tradicionalmente para moler el trigo, sin embargo, también han sabido adaptarse y utilizar la fuerza del viento para generar energía eléctrica. Con el proyecto de Dutch Windwheel los arquitectos Duzan Doepel y Eline Strijkers han ido más allá y han presentado un ambicioso proyecto arquitectónico, que se espera convierta a esta ciudad en un icono turístico, referente en el uso de las energías limpias y la innovación. Dutch Windwheel será un edificio que se construirá en el canal de Rotterdam y que, compuesto por dos circunferencias tridimensionales y concéntricas cuya cimentación estará bajo el agua, alcanzará una altura de 174 metros.

Dutch Windwheel se autoabastecerá energéticamente mediante energía eólica electrostática

Su característica más especial será que Dutch Windwheel será capaz de generar la energía que se consumirá en el propio edificio, aprovechando la fuerza del viento para producir electricidad. Pero no lo hará de la forma tradicional, mediante energía eólica, sino a través de la llamada Ewicon (Electrostatic Wind Energy Converter) que consigue generar electricidad a través de energía electrostática. Es decir, a partir de la energía liberada por las partículas de agua, que transmiten una carga positiva a un campo eléctrico y que al ser transportadas por el viento hacia la parte con carga positiva del dispositivo, cambian su polaridad y son capaces de transferir la energía generada a la red eléctrica del edificio para su consumo.

Funcionamiento de energía eólica electrostática en Dutch Windwhell

Un molino de viento del siglo XXI silencioso que también incorporará otro tipo de sistemas relacionados con la gestión sostenible de los recursos. Para alimentar el propio sistema EWICON se aprovechará el agua de lluvia para reutilizarla en baños y riego y los residuos orgánicos generados en el edificio para producir biogás.

Con un diseño espectacular, la Rueda de Viento Holandesa albergará en el anillo interior una zona residencial, un hotel de siete plantas, un restaurante panorámico y una gran zona comercial. El anillo exterior funcionará como una gran rueda giratoria con cuarenta cabinas desde las que se podrán disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de la ciudad portuaria.

Icono de sostenibilidad e innovación tecnológica, Dutch Windwheel supondrá para la ciudad de Rotterdam una reactivación económica y un importante reclamo turístico, ya que se prevé que un millón y medio de personas visiten Dutch Wiwheel al año. Por ahora se están buscando inversores para desarrollar el proyecto, que se prevé que se construya entre 2020 y 2022.

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail