Publicado el

¿Cumplo los requisitos para acogerme al bono social?

Requisitos bono social

El último estudio sobre la pobreza energética en España, publicado por ACA (Asociación de Ciencias Ambientales) a principios de 2018 muestra cifras alarmantes. Durante el año 2017, un total de 6,8 millones de personas, lo que representa alrededor del 15% de la población española, padecieron temperaturas inadecuadas en sus viviendas, retrasos en los pagos de los recibos energéticos o ambas situaciones al mismo tiempo.

El documento además confirma el hecho de que la crisis económica de esta última década no sólo ha aumentado la pobreza energética en general, sino que también ha incrementado las desigualdades sociales. Si a esto le añadimos que España continúa siendo uno de los Estados miembros con los precios de la electricidad y gas natural para consumidores domésticos más elevados de la UE, tanto antes como después de impuestos, la situación para algunas familias se vuelve insostenible.

Nueva normativa para la protección de los consumidores

Teniendo en cuenta que la energía es un bien imprescindible para satisfacer las necesidades básicas de los individuos y las familias y los incrementos significativos que los precios de dicha energía han experimentado en los últimos meses, el Gobierno ha publicado el RD 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores por el que se pretender dotar a las personas más desfavorecidas y con menor capacidad económica de mecanismos de protección específicos para afrontar esta situación.

Así, la nueva norma contiene medidas de protección de los consumidores, agrupadas en dos capítulos: un primer capítulo dedicado a los denominados consumidores vulnerables y la lucha contra la pobreza energética; y un segundo capítulo, que contiene medidas encaminadas  a aumentar la información, protección y racionalización de los mecanismos de contratación, aumentando la protección del conjunto de los consumidores de electricidad.

Estas medidas contemplan la ampliación del ámbito de cobertura del actual bono social de electricidad y la creación de un nuevo bono social para usos térmicos o bono de calefacción que permita aliviar la factura energética de los hogares para los combustibles para calefacción, agua caliente sanitaria o cocina. En este caso, la cuantía del bono se modulará por la zona climática en la que se encuentre la vivienda y dependerá del grado de vulnerabilidad del hogar, correspondiendo su gestión y pago a cada Comunidad Autónoma a diferencia del bono social de electricidad que se gestiona a través de las empresas comercializadoras.

En cuanto a las medidas encaminadas a incrementar la protección de los consumidores, el RD incluye una serie de novedades como la obligatoriedad de informar a los consumidores acogidos al PVPC de los ahorros que obtendrían con el cambio a peajes de acceso con discriminación horaria, mediante el envío de simulaciones de la facturación real con cada una de las modalidades o la prohibición, entre otras medidas, de contratación del suministro eléctrico en la modalidad «puerta a puerta» para el segmento de consumidores domésticos.

¿Quién puede acogerse al bono social? ¿Qué es un consumidor vulnerable?

El término consumidor vulnerable está directamente vinculado desde sus orígenes en el año 2009, al bono social eléctrico, o descuento en el recibo de la luz regulado por el Gobierno.

Según la normativa, se considera que puede optar a solicitar el bono social eléctrico y de usos térmicos,  un consumidor vulnerable que es una persona titular de un contrato de luz de tarifa regulada (PVPC) con un bajo nivel de renta, entendida y medida según el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y al que se aplicarán distintos multiplicadores en función del número de miembros que compongan la unidad familiar.

Según este indicador los requisitos que una persona debe cumplir para ser considerado consumidor vulnerable serán:

a) Que su renta o, en caso de formar parte de una unidad familiar, la renta conjunta anual de la unidad familiar a que pertenezca sea igual o inferior:

  • a 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de 14 pagas, en el caso de que no forme parte de una unidad familiar o no haya ningún menor en la unidad familiar;
  • a 2 veces el índice IPREM de 14 pagas, en el caso de que haya un menor en la unidad familiar;
  • a 2,5 veces el índice IPREM de 14 pagas, en el caso de que haya dos menores en la unidad familiar.

 (*IPREM anual 14 pagas para 2018: 7.519,59 euros)

b) Familias numerosas independientemente de sus ingresos

c) Pensionistas que cobren la pensión mínima de jubilación o personas con incapacidad permanente y que no perciban otros ingresos cuya cuantía agregada anual supere los 500 euros.

Estos umbrales se incrementarán en 0,5 veces el IPREM en aquellos casos en los que:

  • Que algún miembro de la unidad familiar tenga una discapacidad reconocida igual o superior al 33%, sea víctima de violencia de género o víctima de terrorismo.
  • Que algún miembro de la unidad familiar se encuentre en situación de dependencia reconocida de grado 2 o 3.
  • Que se acredite que la unidad familiar está integrada por un único progenitor y, al menos, un menor (familias monoparentales).

Las personas que se encuentren en alguna de las situaciones expuestas, podrán beneficiarse un descuento del 25% a través del bono social eléctrico en su consumo de luz, llegándose a incrementar hasta el 40% en el caso de los llamados consumidores vulnerables severos identificados en la nueva regulación como aquellas personas que:

  • cumplan los requisitos para ser considerados clientes vulnerables y además tengan niveles de renta inferiores al 50% de los límites válidos para clientes vulnerables.
  • Familias en las que todos sus miembros sean pensionistas de la Seguridad Social y perciban la prestación mínima por jubilación o invalidez permanente con una renta anual inferior o igual a 1 vez el IPREM.
  • Familias numerosas: con renta inferior a 2 veces el IPREM.

Las personas con consideración de clientes vulnerables severos y en riesgo de exclusión social, es decir, aquellos que estén siendo atendidos por los servicios sociales de cualquier Administración que les financie al menos el 50% del importe de la factura, podrán optar también a estas ayudas.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre el bono social?

El Bono Social pueden solicitarlo los usuarios acogidos a la tarifa conocida como (PVPC)  Precio Voluntario del Pequeño Consumidor por lo que cualquier interesado en disponer de estas ayudas que tenga contratada su electricidad en el mercado libre deberá solicitar el cambio de forma previa.

Hay que tener en cuenta además que el bono social solo se aplica al consumo de electricidad y que existen unos límites de consumo anuales establecidos, superados los cuales, no se aplica ningún descuento sobre el incremento de consumo realizado.

La nueva normativa ha ampliado los límites anuales establecidos hasta el momento quedando de la siguiente forma:

Límites consumo bono social 2018
                                                               Límites consumo bono social 2018

Salvo en el caso de las familias numerosas, los consumidores con bono social deberán renovarlo cada dos años

¿Cómo solicitar el bono social?

Para solicitar el bono social será necesario contactar con la empresa comercializadora con la que tenemos contratada nuestra tarifa de luz, siendo necesario que realice la solicitud el titular del punto de suministro (pudiendo realizarse el cambio en caso de que no coincidan).

El listado de comercializadores de referencia se encuentra disponible en la página web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

El formulario de solicitud estará disponible en la página web del comercializador de referencia, así como en sus oficinas de atención presencial al consumidor, cuando éstas existan y cada solicitante deberá adjuntar además una serie de documentos tales como:

  • Certificado de empadronamiento del titular del contrato que acredite que el contrato está destinado al suministro de electricidad de su vivienda habitual.
  • Fotocopia del documento nacional de identidad (DNI) o del número de identificación de extranjero (NIE) del titular del suministro.
  • Fotocopia de la última factura de electricidad.
  • (Solo pensionistas) Certificado acreditativo de la condición de pensionista específico para el bono social. ¿Quién entrega el documento?- Organismo competente que gestiona la pensión.
  • (Solo Familias numerosas) Fotocopia del Carnet de Familia Numerosa.
  • (Solo desempleados) Fotocopia del libro de familia y justificantes de situación de desempleo.

Una vez recopilada toda la información, la documentación se entregará por los medios indicados por la comercializadora, generalmente email, fax u oficina.

La comercializadora, una vez comprobada la documentación, dará traslado de la solicitud al Ministerio para la Transición Ecológica, que validará el cumplimiento de los requisitos para ser beneficiario del Bono Social, asignándo al solicitante un grado de vulnerabilidad.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de