Publicado el

Consejos para reducir tu huella de carbono; ayuda a frenar el cambio climático

huella-de-carbono-reduccion

La mayoría de las acciones y decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana tienen como resultado emisiones atmosféricas que contribuyen al calentamiento global, y también al cambio climático. La Huella de Carbono es el total de todas las emisiones directas e indirectas que una persona, organización, producto o evento generan.

La quema de combustibles fósiles, como por ejemplo en el transporte o en los procesos industriales, es uno de los mayores responsables de la emisión de gases de efecto invernadero. Las emisiones directas son en las que las emisiones de gases contaminantes son consecuencia directa de la acción, como por ejemplo coger un coche con motor de gasolina. Por otro lado, las emisiones indirectas son aquellas que no son consecuencia directa de la acción que se lleva a cabo. Por ejemplo, las asociadas al consumo de energía eléctrica. Todas ellas agravan el problema del aumento de las temperaturas terrestres.

A nivel global, se están realizando esfuerzos para frenar el calentamiento de la superficie terrestre. Cumbres como la de Kioto, París o más recientemente Katowice, buscan que la temperatura del planeta no ascienda por encima de los 2ºC. Y para ello casi 200 países se están comprometiendo a controlar sus emisiones, a ayudar a los países menos desarrollado a crecer de forma sostenible o a ser transparentes en lo que a datos de emisiones se refiere.

Pero ¿cómo puedes tú contribuir con todo esto?

Reducir tu huella de carbono

La sostenibilidad es una idea interesante en la lucha contra el cambio climático. El concepto de sostenibilidad defiende el avance de la sociedad, pero sin comprometer los recursos para las generaciones futuras. De esta forma se puede instaurar un balance entre los aspectos económicos sociales y ambientales.

Aplicar la sostenibilidad a nuestro día a día puede contribuir a reducir el impacto ambiental de todo lo que hacemos. Y, como no podía ser de otra forma. También reducir la huella de carbono y las emisiones totales que generamos, tanto directamente como indirectamente.

Consejos para reducir la huella de carbono

A continuación, te daremos una guía de prácticas sencillas que puedes aplicar en tu rutina. Son consejos basados en la conciencia ambiental, que si conseguimos que se inculquen en nuestra sociedad, estaremos un paso más cerca de un mundo sostenible.

MOVILIDAD:

  • Utiliza el transporte público siempre que sea posible.
  • Camina, anda en bicicleta, comparte el coche. Por cada kilómetro que no conduzcas, emitirás un kilogramo menos de dióxido de carbono.
  • Si estás pensando en cambiar de coche, un vehículo híbrido o eléctrico es más respetuoso con el medio ambiente y emite menos gases de efecto invernadero.
  • Revisa los neumáticos: el buen estado de los neumáticos influye directamente en el consumo de gasolina. A mejor mantenimiento, menor consumo.

EN EL HOGAR:

  • Regula la calefacción mediante termostatos. Evitarás temperaturas demasiado elevadas en tu vivienda, ahorrando energía.
  • Dúchate en vez de bañarte. Calentar el agua requiere una gran cantidad de energía.
  • Asegúrate de apagar los aparatos electrónicos una vez hayas terminado de utilizarlos. El modo stand-by hace que estos sigan conectados a la red eléctrica, aunque no esté encendido.
  • Reemplaza las bombillas por unas de bajo consumo, como por ejemplo la tecnología LED.
  • No tengas la calefacción encendida con las ventanas abiertas.
  • Plantéate cambiar tu sistema de calefacción de gas o eléctrico por uno más sostenible como los pellets o la aerotermia.
  • Recicla: Un mejor aprovechamiento de los recursos materiales hace que haya que fabricar menos, y también que haya que eliminar menos. En ambos procesos se emiten gases de efecto invernadero.

COMERCIO

  • Evita productos muy envasados: el exceso de plástico o cartón en los productos genera una mayor huella de carbono.
  • Consume productos locales, se reducen las emisiones que genera el transporte de los alimentos.
  • Reemplaza las bolsas de plástico por otras de tela. La contaminación que generan las industrias de plástico es mucho mayor que la de la industria textil. Además, la vida útil de estas últimas es mucho mayor, por lo que evitarás la huella de carbono que se genera por los plásticos de un solo uso.
  • Busca productos ecológicos que hayan sido producidos de forma sostenible. Esto lo podrás saber gracias a las etiquetas ecológicas.

Por último,

  • Sé imaginativo/a. Hay muchas formas de mejorar nuestras malas conductas y consumir menos. ¡Seguro que se te ocurren muchas más basadas en tus rutinas!
  • Colabora con ONGs de protección ambiental. Hay muchas asociaciones preocupadas por el medio ambiente. Formar parte de ellas puede ayudar a mejorar el medio ambiente.
  • Difunde este mensaje entre familiares y amigos. También con la divulgación se contribuye al cambio.

Seguir estos consejos para reducir tu huella de carbono puede ser tu pequeña contribución a la lucha contra el cambio climático. ¡Pónlos en práctica!

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de