Publicado el

¿Conoces las ayudas a la rehabilitación energética de edificios ?

Ayudas a la rehabilitación energética de edificios

Si tu edificio tiene más de 40 años es posible que se encuentre en situación de necesitar mejoras, incluso una rehabilitación energética integral, si aún no conoces las ayudas a la rehabilitación energética de edificios, continúa leyendo. La rehabilitación energética de los edificios es una de las soluciones que a largo plazo supondrán un significativo ahorro de energía a nivel global. En un sector que concentra el 17% del consumo de energía final se hace indispensable acometer medidas para promover la eficiencia energética y el ahorro de energía en los edificios. Se estima que aplicando medidas en el sector de la edificación y en la renovación de los equipamientos se obtendría un 15% del objetivo de ahorro de energía final. 

Cómo comentábamos en el artículo ¿Cómo reducir el consumo de energía en los edificios?”   la solución al alto consumo de energía pasa por introducir mejoras globales que tengan beneficios a corto y largo plazo y favorezcan el ahorro de energía y la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera.  La rehabilitación energética cuenta con muchas ventajas, entre ellas, genera oportunidades de crecimiento y empleo en distintos sectores económicos, favorece la regeneración urbana, mejora la habitabilidad de las viviendas, la calificación energética y se presenta como principal solución a la pobreza energética.

Pero además de las mejoras desde el punto de vista económico, energético y social, la rehabilitación energética de edificios supone ahorro energético y confort en el hogar. Para acometer una rehabilitación energética  la comunidad de vecinos debe de aprobarlo  en caso de viviendas comunitarias. Supone una gran inversión por parte de los vecinos ya que además de otro tipo de medidas de eficiencia energética como iluminación, accesibilidad, instalaciones,…la rehabilitación energética de  edificios suele integrar actuaciones como reforzar la envolvente térmica del edificio, actuación que puede realizarse a través de diferentes métodos de aislamiento, como el SATE, fachada ventilada,…..y que tiene un gran coste. Sin duda, “arreglar la fachada ” y aislarla adecuadamente es un gasto para las familias, pero a su favor tenemos que decir que la inversión realizada se amortiza en menos de  10 años (dependiendo del consumo energético inicial y de las medidas acometidas) y que aislar la fachada repercutirá directamente, y desde el primer día en el ahorro y el confort que tendremos en la vivienda. Una fachada bien aislada puede significar para la comunidad un ahorro de hasta un 50% de la energía consumida con los sistemas de climatización (calefacción y aire acondicionado). Y, además, desde el primer momento se reducirá la demanda de energía en el edificio.

En España, y con el principal objetivo de incentivar la rehabilitación energética de los edificios para consumir menos energía, se han puesto en marcha en los últimos años diversas políticas y normativas con la finalidad de atajar el problema del alto consumo de energía que se produce en el sector  de la edificación.Entre ellas, el Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios Existentes (PAREER-CRECE) puesto en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con un presupuesto de 200 millones de euros, está destinado a promover la  la realización de actuaciones integrales  y establece la línea de ayudas a través de estas cuatro líneas de actuación:

  1. Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica
  2. Mejora de la eficiencia energética en las instalaciones térmicas y su iluminación
  3. Sustitución de energía convencional por biomasa en las instalaciones técnicas
  4. Sustitución de energía convencional por energía geotérmica en las instalaciones técnica

Las ayudas a la rehabilitación energética de edificios, como veis, tienen dos vías fundamentales: Eficiencia energética, con mejoras destinadas a mejorar el aislamiento térmico de los edificios, así como instalaciones térmicas, iluminación,..es decir, aspectos relacionados con el consumo de energía del edificio y enfocadas a reducirlo; Y energías renovables, ayudas destinadas a integrar algún tipo de energía renovable( biomasa, geotermia,…) con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 y reducir el consumo energético.

Para poder optar a las subvenciones el coste elegible no debería ser inferior a los 30.000 euros ni superior a los 4 millones para el conjunto de las actuaciones que se realicen en un mismo periodo y, una vez realizados los cambios, éstos deben de mejorar la calificación energética total del edificio en al menos una letra medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/m2 año), con respecto a la calificación energética inicial del edificio.

Los beneficiarios de estas ayudas son los propietarios de edificios existentes destinados a cualquier uso, bien sean personas físicas, o bien tengan personalidad jurídica de naturaleza privada o pública, comunidades de propietarios o  las agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales de uso vivienda, constituidas como Propiedad Horizontal, propietarios que de forma agrupada sean propietarios de edificios y no hubiesen otorgado el título constitutivo de propiedad horizontal,  empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios y empresas de servicios energéticos (ESEs).

Las ayudas podrán solicitarse hasta el 31 diciembre 2016 (con posibilidad de ampliación en caso de remanente) y podrán efectuarse a través del formulario  disponible a través de la web del Idae ( Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).Las ayudas y subvenciones pueden variar dependiendo de la comunidad autónoma, infórmate de los Programas de Ayudas para la Rehabilitación Energéticas de Edificios Existentes existentes en cada comunidad.

A finales de 2017, el IDAE  ha abierto una segunda convocatoria del programa de ayudas destinadas a proyectos de rehabilitación energética de edificios (PAREER II), dotada con 125,6 millones de euros, de acuerdo a los objetivos europeos, de reducir las emisiones de CO2 y el consumo de energía final de los edificios, mediante la mejora de la eficiencia energética en una o varias de las tipologías siguientes:

  1. Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica.
  2. Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación.
  3. Sustitución de energía convencional por energía solar térmica.
  4. Sustitución de energía convencional por energía geotérmica.

Con estas actuaciones se persigue mejorar la calificación energética total del edificio en al menos una letra, medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/ m2 año) con respecto a la calificación energética inicial del edificio.

Para más información, consulta el programa de ayudas a la Rehabilitación energética de edificios de IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía)

Artículo actualizado en Enero 2018

AGREGADOR DE CONTENIDOS CALORYFRIO SL, como responsable del sitio, te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados con la finalidad exclusiva de gestionar los comentarios que realizas en este blog, conforme a nuestra Política de Privacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *