Publicado el

Comparación: ¿estufa de leña o estufa de pellets?

Pellets y leña

Las estufas de biomasa están cada vez más presentes en los sistemas de climatización de todo el mundo. Y el ahorro energético y la sostenibilidad son los factores que más presentes tienen quienes deciden optar por este tipo de sistemas. Dentro del campo de la biomasa, hoy queremos hablar de las estufas de pellets y de las estufas de leña. ¿Cuál nos conviene más instalar? ¿Cuál se ajusta mejor a nuestras necesidades de confort térmico? En el artículo de hoy te lo contamos.

Características de la vivienda

Por un lado, las viviendas que habitualmente suelen ser las más apropiadas para las estufas de pellets o de leña son las unifamiliares, ya que pueden instalar con facilidad los conductos de evacuación de humos. También hay pisos que cuentan o tienen la posibilidad de contar con conductos para la evacuación de humos, como áticos con terraza. En función de la superficie de la vivienda, se pueden elegir diferentes potencias instaladas tanto para estufas de leña como para las de pellets.

Por otro lado, también hay que recordar que es importante contar con espacio para almacenar el combustible, así como tener acceso a él. La forma de uso de la vivienda también puede condicionar el tipo de estufa que necesitemos. Si es una vivienda de uso ocasional, sería idóneo que fuera programable para poder conectarla antes de llegar a la vivienda.

Eficiencia Energética

Las estufas de pellets son, por lo general, más eficientes que las estufas de leña. Las estufas de pellets tienen rendimientos que oscilan entre el 85% y el 95% con respecto al PCI, mientras las estufas de leña, gracias a las últimas mejoras como la ventilación o el aislamiento mejorado, alcanzan niveles de eficiencia cercanos al 75% también sobre el PCI. Esto se traduce en que una cantidad más reducida de combustible de pellets nos dará el mismo calor útil que más kilogramos de leña.

Cifras económicas

El precio de las instalaciones de pellets es notablemente más caro que el de las chimeneas de leña. Esto ocurre porque habitualmente las estufas de leña son sistemas más complejos que funcionan regulando la carga de forma autónoma, mientras las de leña son más rústicas en este sentido. En referencia al precio del combustible, los pellets tienen un precio superior a la leña por kilogramo. Aunque para hacer balance del gasto final hace falta tener en cuenta la eficiencia energética, ya que el precio final de kWh de calor es el importante. En este sentido ambos precios se equilibran.

Almacenamiento y reposición

Por un lado, los pellets ocupan menos y son más cómodos de almacenar, ya que están habitualmente confinados en envases o sacos. Pero, aunque la leña sea más aparatosa, esta puede ser almacenada en el exterior de la vivienda, con lo que eso también es un punto a favor de este biocombustible. Con respecto a las reposiciones, las estufas de leña han de ser repuestas con mayor frecuencia que las de pellets, ya que estas últimas han de ser cargadas y se van reponiendo automáticamente.

Mantenimiento

El mantenimiento de las estufas de pellets es más sencillo de hacer a nivel de limpieza que el de las estufas de leña. Esto ocurre porque las estufas de pellets generan cantidades menores de ceniza que las de leña. Por otro lado, a nivel técnico las estufas de pellets son más complejas, por lo que las averías suelen ser más costosas de reparar.

Características del funcionamiento

Ambas estufas funcionan de forma similar, pero las estufas de pellets han de estar conectadas a la red ya que son programables. Por este mismo motivo, las estufas de pellets pueden encenderse de forma autónoma, mientras que las de leña han de ser encendidas a mano. Cuando están en funcionamiento, las estufas de leña generan un ruido de crepitar, que puede ir acompañado por un ventilador, sonidos habitualmente agradables. Por su parte, las estufas de pellets no generan ruido al combustionar, pero sí al reponer la carga. Estos ruidos son menos acogedores y, en ocasiones, molestos.

Salida de humos

Las salidas de humos de las estufas de pellets son más pequeñas que las de leña. Las canalizaciones de las salidas de humos de pellets pueden tener diámetros de 8 a 10 centímetros, pudiendo incorporar conductos horizontales. Los de leña son por su parte más gruesos, con diámetros de 12 a 30 centímetros, no aconsejando tramos horizontales y sí inclinados.

Distribución del calor

Tanto las estufas de pellets como las de leña pueden calentar una sola estancia o canalizarse para calentar dos o tres habitaciones. A su vez, ambos tipos de estufa también contemplan la posibilidad de utilizar el calor para conseguir ACS y calefacción, denominándose hidroestufas o estufas hidro.

Estética

A nivel estético, a pesar de que ambas estufas tienen la llama vista, contribuyendo visualmente a la mejora estética de la estancia, la estufa de leña siempre ha sido un elemento característico de un hogar acogedor. Por lo que en este aspecto, la estufa de leña es más estética.

Medio ambiente

Por lo general, la biomasa con origen sostenible tiene unas emisiones de CO2 nulas. Esto ocurre porque se considera que los árboles de los que proviene la biomasa ya han absorbido el CO2 que posteriormente emitirá el combustible al ser quemado. Asimismo, los pellets tienen la particularidad de que muchas veces provienen de la valorización de los residuos, virutas o serrines de madera y troncos, con lo cual contribuyen al uso sostenible de la madera.

Por lo tanto, para elegir la estufa más adecuada a nuestras necesidades, debemos tener en cuenta todos los factores mencionados con anterioridad. Tanto las estufas de leña como las de pellets pueden ser soluciones interesantes para nuestras viviendas.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de