Publicado el 20/01/2020

¿Cómo mejorar la calidad del aire interior en una casa o en oficinas?

Mejora de la CAI

Se conoce como “aire interior” a los ambientes interiores que no son industriales, como las viviendas o las oficinas. Se estima que las personas pasan la mayor parte de su tiempo en este tipo de ambientes, lo que hace importante que las condiciones del aire de esos lugares sean idóneas para la salud. Existe normativa sobre la calidad del aire interior, y está regulada por el CTE y el RITE, asegurando una serie de exigencias que se deben cumplir. Pero ¿qué se puede hacer realmente para mejorar la calidad del aire interior y evitar las consecuencias negativas de una mala calidad ambiental? Te lo contamos a continuación.

Ventilación y calidad del aire interior

Para evitar que la calidad del aire interior se contamine con agentes nocivos para la salud y la habitabilidad, es indispensable que exista una renovación del aire o una ventilación. Ahora bien, existen distintas formas de ventilar que pueden resultar más o menos beneficiosas para el consumo energético de la vivienda.

Abrir las ventanas

Esta podría considerarse la forma tradicional de ventilar. Abrir las ventanas durante un controlado periodo de tiempo ayuda a disminuir la concentración de humedad, a evacuar el humo o a permitir la entrada de un flujo nuevo de aire con una mayor concentración de oxígeno que mejore la habitabilidad. Pero también es cierto que este sistema no filtra la entrada de polen o pequeñas partículas en caso de existir contaminación exterior, y el aire que entra en invierno es frío, por lo que el edificio después deberá hacer un esfuerzo energético para recuperar la temperatura adecuada para la convivencia.

Sistemas controlados de renovación del aire

Existen, por otro lado, sistemas controlados que renuevan el aire como la ventilación mecánica controlada. Este tipo de sistemas son capaces de permitir la salida del aire viciado a medida que dejan entrar aire nuevo filtrado sin partículas nocivas. Es decir, aseguran la entrada de un aire de buena calidad. Y no solo eso; existen ya en el mercado aparatos de ventilación con intercambiadores de calor que hacen que el aire entrante de la vivienda entre ya climatizado, evitando pérdidas de energía y generando un ahorro en calefacción o aire acondicionado.

Sistemas de purificación del aire

Además de la ventilación, existen sistemas que ayudan a purificar el aire de una estancia para hacerlo más salubre. Entre las funciones de estos purificadores está la deshumidificación o la reducción de los gérmenes, alérgenos y partículas que hay en el ambiente. Además, existen equipos que ayudan a absorber olores y componentes químicos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

No fumar en viviendas u oficinas

El tabaco no es solo perjudicial para quien lo fuma, sino también para todos los que se ven expuestos a su humo. Por lo tanto, mantener una buena calidad del aire interior requiere evitar fumar en ambientes interiores, siendo preferible salir a la terraza o habilitar una zona específica para ellpo. Además, con esto evitarás que el mal olor impregne los muebles y que los tejidos se vayan quedando de color amarillo.

Uso de productos de limpieza saludables

Muchas veces los productos que utilizamos para la limpieza contienen compuestos químicos que dañan la salud. Habituarse a utilizar productos de limpieza que no sean tóxicos o que sean hipoalergénicos ayuda a que la calidad del aire interior no se deteriore. Además, se recomienda establecer protocolos e de limpieza que no interfieran con la vida diaria y el uso de las estancias, para evitar que se habiten estancias que acaban de ser limpiadas con productos fuertes.

La importancia de los materiales

Se recomienda que antes de construir o de adquirir elementos útiles y decorativos en una vivienda se estudie cómo podrían afectar a la habitabilidad. Muchos muebles tienen formaldehidos nocivos para la salud, y muchas alfombras o moquetas acumulan polvo. En lo referente a los materiales de construcción también debemos asegurarnos de que estos no liberen sustancias nocivas a lo largo de toda su vida útil.

Contribuir entre todos

El aire exterior siempre acaba colándose en el interior de la vivienda, y con él los compuestos y partículas nocivas del exterior. Por eso depende de todos preservar la calidad del aire de nuestros pueblos y ciudades. Evitar coger el coche si es posible, reducir consumos que a su vez reduzcan la generación de energía eléctrica no limpia o consumir de manera responsable ayuda a que la contaminación atmosférica se reduzca.

Suscribirse
Notificar de
guest

Consultar información básica sobre protección de datos aquí

1 Comentario
el más reciente
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Las Nieves
11/03/2020 10:49

Interesante información, saludos