Publicado el 26/12/2019

¿Cómo funciona una estufa de gas butano?

Llama azul butano

En muchas viviendas, recurrir a una estufa de gas butano es clave para el aporte de calor que necesita una estancia durante el invierno. Estas estufas funcionan mediante la quema del combustible gaseoso procedente de una bombona regulado por una válvula, junto con el aire. El resultado es el aporte de calor junto con vapor de agua y dióxido de carbono. Como apunte, es importante recordar que este es un sistema económico con respecto a su uso, y que produce más calor que las estufas eléctricas. Pero antes de decidirnos sobre si comprar una estufa de gas de este tipo, lo mejor es que conozcamos bien todas sus particularidades.

Ventajas y desventajas de las estufas de gas butano

Las potencias que ofrecen este tipo de estufas suelen estar entre los 3000 y los 4500 W, y suelen ser, en principio, más caras que las estufas eléctricas. Pero a pesar de que requieran de una inversión algo mayor al principio, lo cierto es que durante su uso son más baratas, ya que el butano resulta más rentable que el consumo de la energía eléctrica. Como estufa que funciona mediante bombona, el espacio que ocupa es mayor que el de las estufas eléctricas y también requiere de la sustitución de las bobonas cuando estas se agoten.

Pero tal u como hemos comentado, su aporte de calor con respecto a las estufas eléctricas es mayor. En función de lo moderno -o caro- que sea nuestro equipo, éste tendrá incorporado un sistema de encendido piezoeléctrico, o incluso un termostato.

El uso de las estufas de gas butano

Cuando tenemos una estufa de gas butano en funcionamiento en una estancia, aumenta allí la humedad relativa y disminuye la cantidad de oxígeno. Algunas personas son sensibles a esta reducción de oxígeno y les puede doler la cabeza, con lo que es un factor para tener en cuenta si este tipo de factores nos afectan. Es importante para evitar este tipo de reducción de oxígeno que la habitación se encuentre ventilada mediante rejillas, ventanas o puertas. Además, este mismo motivo no es recomendable quedarse dormido con la estufa encendida.

En caso de fuga, o malestar lo mejor es rápidamente apagarla y ventilar la habitación. Si este problema persiste, se debe comprobar el estado de ésta.

Se recomienda también no mantenerlas encendidas demasiado tiempo ni ubicarlas cerca de materiales inflamables como muebles, cortinas y la propia ropa que vestimos. Cuidado aquí con cubrirlas también, ya que se pueden recalentar.

Tipos de estufas de gas butano

A continuación, se va a dar una pequeña explicación de los distintos funcionamientos de las estufas que funcionan mediante gas butano.

Estufa de butano catalítica

Estas estufas tienen una esponja a través de la que sale gas. Este tipo de estufas emiten menos calor mediante radiación, ya que la combustión ocurre a una temperatura menos elevada y repartida, pero emite más por convección que los otros tipos. Al no alcanzar temperaturas demasiado elevadas también disminuye el riesgo de quemaduras.

Estufa de butano por infrarrojos

Las estufas de este tipo que funcionan mediante infrarrojos permiten alcanzar altas potencias. Tienen un panel cerámico con una rejilla que se torna anaranjado y a través del cual sale el gas. La mayor parte del calor se emite por radiación, y hay que tener cuidado de no quemarse, ya que su estructura puede alcanzar grandes temperaturas.

 Estufa de butano con llama azul

Este tipo de estufas cuentan con un quemador en el que directamente se puede observar una llama de color azul. Funciona mediante radiación gracias a una llama de mayor temperatura. Su mantenimiento es más sencillo que el de las catalíticas y estéticamente no resultan tan antiguas como las de infrarrojos.

Suscribirse
Notificar de
guest

Consultar información básica sobre protección de datos aquí

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios