Publicado el

Ciudades sostenibles: ¿cómo será la ciudad del futuro?

Ciudades-sostenibles-futuro

Nueva York, Londres, París, Tokio y Reikiavik. Estas ciudades ocupan en ese orden las primeras cinco posiciones del estudio elaborado por la IESE Business School sobre las ciudades sostenibles. Una ciudad sostenible es aquella que aboga por la calidad de vida de sus habitantes, sin poner en riesgo los recursos para las generaciones venideras. De esta forma se construye un entorno estable, seguro y justo para las personas, y también respetuoso con el medio ambiente y con el planeta.

En el estudio antes mencionado, se han establecido una serie de indicadores que pueden medir cómo de sostenible es una ciudad. Entre ellos encontramos indicadores económicos, de cohesión social, de gobernanza, de planificación urbana, de tecnología, de movilidad y transporte y de medio ambiente. Desde caloryfrio.com, vamos a incidir en el ámbito de la energía, la climatización y la contaminación, ya que estos aspectos tienen una gran importancia en el concepto de la sostenibilidad, así como sobre los indicadores económicos, de movilidad o de medio ambiente de las ciudades sostenibles.

Energía y ciudades sostenibles

Según datos de la ONG WWF, las ciudades constituyen el 2% de la superficie total terrestre, pero son responsables del 60% del dióxido de carbono que es emitido a la atmósfera. Por otro lado, el ciclo de vida de la energía y la materia prima que llega a las ciudades es lineal. Es decir, llega desde el exterior como energía y productos y se convierte en residuos y emisiones. Por ello, una ciudad sostenible trata de convertir ese ciclo lineal en uno cada vez más circular, creando una urbe capaz de abastecerse energéticamente a sí misma, y de generar la menor cantidad de contaminantes y de residuos. Pero, ¿sobre qué aspectos podemos incidir para que esto ocurra?

Movilidad sostenible

Los coches y demás vehículos motorizados son una fuente de emisiones muy importante de CO2. Situaciones que se dan en las ciudades, como los atascos, pueden incidir muy negativamente en la calidad del aire de la ciudad, así como contribuir de forma directa al calentamiento global y al deterioro de la atmósfera. Por ello, utilizar el transporte público, utilizar medios de transporte libres de emisiones o sencillamente ir caminando, contribuye a tener una ciudad más limpia y sostenible.

Autosuficiencia energética y energías renovables

Uno de los retos más importantes de cara a realizar la transición energética global que está ocurriendo, es el autoconsumo. Este concepto va a ser una de las piedra angulares de la revolución energética. La integración de las tecnologías de autoconsumo en la disposición de las ciudades es ya un reto a cumplir: iluminación, transporte público, edificios de viviendas, edificios terciarios… En las ciudades sostenibles del futuro encontraremos que todas las infraestructuras que hemos mencionado obtendrán su propio aporte energético mediante energías renovables. Esto reducirá considerablemente la energía que necesiten de la red, y del mix energético de su correspondiente estado.

Rehabilitación energética

En la gran mayoría de ciudades hay una considerable cantidad de edificios antiguos que no cumplen con los criterios exigentes de eficiencia energética que se aplican en la actualidad. Para que estos edificios no constituyan un despilfarro, tanto energético como económico, se precisa de una rehabilitación energética.

Estas rehabilitaciones hacen hincapié en mejorar los elementos de la edificación que son claves en el concepto de la eficiencia energética, como fachadas, muros interiores, cubiertas, puertas y ventanas, instalaciones de climatización y ACS, o incluso en el aporte de energías renovables. Una vivienda o edificio terciario al que se le apliquen todas estas medidas, conseguirá integrarse dentro de las ciudades sostenibles, ya que una rehabilitación integral de la edificación junto con un aporte renovable hará que nuestra vivienda sea casi autosuficiente. Y, por consiguiente, contribuirá a convertir la ciudad en la que está localizada en una ciudad sostenible.

Arquitectura bioclimática

El último de los aspectos que vamos a tratar en este artículo es la arquitectura bioclimática. La arquitectura bioclimática es una forma de diseñar los edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas y los recursos disponibles. De esta forma, se construye una edificación que consigue un confort térmico con un consumo muy pequeño de energía.

Para diseñar este tipo de edificios debemos tener en cuenta factores externos como la trayectoria solar, la radiación del sol, las formas de transmisión de calor, la orientación de la construcción. En base a esos factores construiremos una vivienda adecuadamente aislada, con un sistema de ventilación que permita la renovación del aire y evite las pérdidas de calor, y con aportes de energía alternativa renovable como la geotermia, la aerotermia, la hidrotermia o la solar, tanto térmica como fotovoltaica.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de