Certificado energético. En qué sistemas actuar para reducir el consumo de energía en los edificios (Parte I)

Edificio de Belgrado
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

En esta primera parte de  “Certificado energético. En qué sistemas actuar para reducir el consumo de energía en los edificios”, nos hemos centrado en explicar qué es el certificado energético y sobre que sistemas hay que actuar para ahorrar energía .En una segunda parte, analizaremos cuáles son las ventajas de mejorar la calificación energética de un edificio.

Certificado energético

La certificación energética de edificios es una exigencia derivada de la Directiva Europea 2002/91/CE, que junto con esta otra directiva 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, se transpone parcialmente al ordenamiento jurídico español a través del Real Decreto 235/2013. A través de este decreto se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios, tanto de nueva construcción, como de edificios existentes, por la que se obliga a emitir certificados de eficiencia energética para la compraventa y alquiler de viviendas y edificios, tanto nuevos como ya construidos.

En función de las emisiones de dióxido de carbono y derivadas de generar la energía térmica y eléctrica que necesita y  del consumo energético del edificio se establece un sistema de evaluación con 7 niveles de certificados, en los que se parte de la “G” (la menos eficiente) a la “A” (la más eficiente). Una vivienda eficiente que cuente con la categoría más alta de eficiencia energética (A) consume hasta un 90% menos de energía que una que esté catalogada con el nivel más bajo. Una de clase B en torno al 70%; y la clase C, un 35%.

consumo de energía medio según calificación energética

Gráfica que recoge las 7 calificaciones energéticas de la A a la G relacionadas con el consumo de energía.

El certificado debe realizarlo un técnico competente, su precio es libre, tiene una validez máxima de diez años y existe un régimen sancionador por su incumplimiento. Además de establecer una calificación energética que determine el grado de eficiencia energética del edificio, el certificado también debe incluir documento de recomendaciones para la mejora de los niveles óptimos o rentables de la eficiencia energética del edificio o de una parte de este, de forma que se pueda valorar y comparar la eficiencia energética entre ellos, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en medidas de ahorro de energía y de implantación de energías renovables. No es obligatorio que el propietario realice estas medidas, pero sí muy conveniente si quiere reducir su consumo de energía.

Medidas para reducir el consumo de energía en un edificio

El certificado energético debe incorporar una propuesta de medidas de mejora, su coste y el ahorro que supondrían. La propuesta debe mejorar la clase energética y tener en cuenta un coste efectivo de las medidas, que supondrán un ahorro económico además un beneficio para el medio ambiente.

Las acciones que pueden emprenderse para mejorar la certificación energética del edificio se aplican fundamentalmente en tres ámbitos:

  • envolvente del edificio
  • instalaciones energéticas
  • sistemas de gestión y control

Los  problemas más comunes en una vivienda suelen ser acristalamientos inadecuados, aislamiento térmico insuficiente o instalaciones de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria de bajo rendimiento y alto consumo energético que producen facturas muy elevadas.

  • Reducir la demanda de calefacción y refrigeración es clave para reducir el consumo de energía en un edificio. Para ello, es necesario mejorar el nivel de aislamiento y las características térmicas de las ventanas, teniendo en cuenta aspectos como la zona climática y orientación del edificio, altura, etc.
  • Instalar sistemas de gestión y control de energía también suele ser una medida que consigue significativos ahorros de energía. Otras medidas para reducir el consumo que hay que tener en cuenta son los sistemas de iluminación por otros más eficientes, integración de energías renovables,…
  • Reformar nuestra vivienda supone una perfecta oportunidad para hacerla más eficiente y reducir su consumo de energía y sus emisiones de CO2. Para cada caso particular existen ya soluciones efectivas y rentables, apoyadas en muchos casos por planes de financiación y subvenciones de la Administración Pública. El coste que suponga acometer esta reforma se verá compensado en una menor factura de energía, por lo que la inversión inicial se amortiza mediante la reducción de la factura energética.

Además, cualquier obra de mejora que se realice en el edificio debe cumplir las exigencias básicas relativas a eficiencia energética e integración de renovables de acuerdo a lo establecido en el Documento Básico de Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación.

Rehabilitación de edificios para mejorar la eficiencia energética

Cada vez existe mayor conciencia sobre la necesidad de adoptar medidas para mejorar la eficiencia energética en los edificios a través de la rehabilitación. La certificación energética obliga a adoptar una serie de medidas sobre las que actuar para reducir el consumo de energía en los edificios. Las viviendas energéticamente más eficientes son beneficiosas para la sociedad y el medio ambiente y en un futuro próximo se tenderá a edificios con consumo de energía casi nulos en los que las energías renovables, la gestión de la energía, y el diseño y el aislamiento del edificio estarán muy presentes.

Además, no es necesario realizar una rehabilitación energética integral sino que actuar sobre aquellos sistemas que más energía demandan ayudará a conseguir ahorros de energía bastante significativos. Por ejemplo, en los edificios que las mayores pérdidas de energía se produzcan a través de ventanas es recomendable sustituirlas, en  otros edificios habrá que actuar sobre la fachada o los sistemas de calefacción o renovar los sistemas de iluminación. Mejorar la calificación energética es un reto en el que la Administración se está volcando, como muestra el programa de ayudas a la rehabilitación de edificios,  el programa PAREER-CRECE,  puesto en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y que  ha ampliado el presupuesto de los programas de ahorro y eficiencia energética por el número de solicitudes interesadas en participar.

Las ayudas de este programa – cuyas actuaciones deben mejorar al menos en un nivel la calificación energética de los edificios que se acogen a él-  son de un mínimo de entre un 20% y un 30% de la inversión elegible, pudiéndose incrementar en función de criterios sociales y existe posibilidad de financiar el préstamo. Hasta el momento, los principales solicitantes han sido, con un 80%, las comunidades de vecinos, siendo la medida más demandada la mejora del aislamiento térmico de las fachadas con el fin de ver reducido el gasto de calefacción.

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail