Publicado el

La Casa Verdá, casa autosuficiente con geotermia

Casa Verdá, casa autosuficiente a través de geotermiaFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

¿Cómo conseguir una casa autosuficiente desde el punto de vista energético? La Casa Verdá es un edificio sostenible, ubicada en la Garrotxa, una zona de la sierra gerundense que se caracteriza por ser el mejor exponente de paisaje volcánico de la península. La Casa Verdá se ha concebido, desde sus inicios, como un espacio de experimentación para tecnologías enfocadas hacia la sostenibilidad, la autosuficiencia y la eficiencia energética.

Desde el primer momento, el ideólgo de La Casa Verdá, Jordi López Querol, buscó la autosuficiencia energética desde varias perspectivas. En primer lugar, minimizando  las necesidades energéticas del edificio y optimizando los recursos naturales de los que dispone en este enclave natural. Para ello, el propietario e ideólogo del proyecto de la Casa Verdá, apostó por las energías renovables para proveer a la casa de la energía necesaria, en ningún caso recurriendo a los combustibles fósiles para el autoabastecimiento energético.

Escaso mantenimiento energético y perdurabilidad en el tiempo. Estos son uno de los principales objetivos de esta vivienda experimental, y siempre teniendo como premisa conseguir unos niveles elevadísimos de confort y de calidad de vida para sus usuarios.Y, ¿cómo lo consigue?.

La geotermia es la clave

En primer lugar a través de la ubicación de la Casa Verdá. Como hemos comentado antes este edificio se encuentra en una zona volcánica por lo que es posible aprovechar la energía contenida en el subsuelo a través de la geotermia. La Casa Verdá está ublicada sobre una cueva volcánica que permite, mediante un soplador volcánico, expulsar al exterior aire templado en invierno y fresco en verano, consiguiendo  una temperatura estable durante todo el año. Es por tanto la energía geotérmica la principal fuente de energía de la Casa Verdá y con la que se consigue climatizar la vivienda y mantener una temperatura agradable en el interior de la vivienda durante todo el año.

Casa Verdá, integración con la naturaleza

La Casa Verdá está en fase experimental pero el objetivo principal es que, a la larga, La Casa Verdá sea una casa energéticamente autosuficiente. En esta primera fase el edificio está conectado a la red pero, si no se consume un exceso de energía, podrá subsistir con la energía que produzca por sí mismo.

Por otro lado, al ser una construcción semienterrada y estar cubierta por tierra y vegetación que aíslan del exterior la mayor parte de la casa y al tener una orientación sur, las necesidades energéticas de la vivienda son menores que las de un edificio convencional, por tanto, sus necesidades energéticas, también son menores.

La posibilidad de aprovechar  la energía del subsuelo para cubrir la demanda de climatización y lograr un ambiente confortable en el interior tanto en verano como en invierno, convierten a este enclave de la sierra gerundense en un edificio único, de singulares características que no  es posible reproducir en otro lugar .

Sostenibilidad y eficiencia energética

Una de las premisas de esta edificación ha sido la sostenibilidad y el respeto al medio que le rodea, para ello se han aprovechado al máximo los recursos naturales, con el objetivo de agredir lo menos posible el medio donde se ubica esta singular edificación. Muestra de ello es que las rocas volcánicas extraídas en la fase de excavación, se han utilizado para integrar la vivienda en el paisaje de la zona, formando una perfecta simbiosis entre edificio y naturaleza.

En cuanto a los sistemas utilizados para minimizar el consumo de energía en la vivienda destacamos:

Se ha habilitado una cisterna para recoger las aguas pluviales, con una capacidad de almacenamiento de 100.000 litros de agua que permite reutilizarla para regar los jardines interiores y exteriores sin necesidad de consumir el agua de la red. Más adelante se proveerá a la vivienda de un sistema de potabilización de agua para conseguir que el agua almacenada también sea apta para el consumo humano y no exista una dependencia de la red comunitaria de agua.

Iluminación natural y LED. Para iluminar los espacios interiores se ha intentado aprovechar al máximo la luz natural y se ha optado por la iluminación LED de bajo consumo energético.

Energía solar. Las placas solares térmicas servirán para calentar el agua y ayudar en la generación de calefacción del edificio. Es destacable que gracias al soplador volcánico se mantiene una temperatura de confort estable durante la época estival, que permite mantener de forma natural la temperatura interior del edificio y proporcionando un elevado confort para los usuarios de la casa. A su vez, las placas solares fotovoltaicas ayudarán a reducir el consumo energético del edificio y aportan la posibilidad de realizar un autoconsumo energético cuando fuera necesario.

Integración con la naturaleza

casa-verda-formas

La estética de la Casa Verdá juega con diversidad de formas y materiales con el fin de intentar difuminar el edificio en su hábitat hasta convertirlo en parte de la propia naturaleza, integrando perfectamente la casa con el espacio que le rodea. Para ello se ha reutilizado la tierra y piedras extraídas del propio terreno y su integración a través de jardines interiores y exteriores, cubiertas vegetales, etc,… creando una casa perfectamente integrada con el paisaje, formando parte del ecosistema natural de la zona y perdurando en el tiempo sin provocar daños ni residuos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *