Aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un termo eléctrico

Termo eléctrico Cointra
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Dentro de los sistemas de acumulación para la producción de agua caliente sanitaria, los termos eléctricos son uno de los sistemas más utilizados ya que satisface la demanda de agua caliente de forma rápida y eficiente, requiere de una instalación sencilla ya que normalmente sólo se necesita conectarlo a la red eléctrica (existe la posibilidad de conectarlos a placas solares) y tienen un precio relativamente barato. Ahora bien, a la hora de decantarnos por un termo eléctrico hay que tener en cuenta una serie de características para alargar la vida del aparato y mejorar el rendimiento de la instalación de calefacción.

¿Cuánta capacidad de almacenaje es necesaria?

Normalmente, los termos eléctricos están disponibles en varias capacidades según los litros que puedan llegar a almacenar (50 l. ,75 l. 100l. , 150l., 200l, 300 l). Se estima que cada persona consume alrededor entre 30 – 50 litros de agua al día por lo que dependiendo de las necesidades de agua caliente que existan en la casa se optará por uno de menor o mayor almacenaje.

¿Dónde ubicar el termo eléctrico?

La opción más lógica para instalar el termo eléctrico es ubicarlo en las estancias donde más agua caliente se demanda, es decir, en la cocina o el baño, para evitar que se produzcan pérdidas de calor en el suministro de agua caliente sanitaria. No obstante, es recomendable adquirir termos de diseño específico, bien para ser instalados en vertical o bien en horizontal, ya que son más eficientes al garantizar el aprovechamiento total de la capacidad del termo y a la situación centrada tanto de la entrada del agua como del termómetro, lo que garantiza una óptima estratificación del agua y una precisa medición de la temperatura de la misma, respectivamente.

Normalmente se colocan en vertical pero existen modelos con posibilidad de instalarlos en horizontal o en ambos sentidos, lo que se conoce como instalación reversible, y que en muchos casos puede solucionar problemas de espacio. El lugar donde se ubique debe de ser capaz de sostener el peso del termo eléctrico lleno y hay que asegurarse de que se disponga de espacio para poder manejarlo adecuadamente.

¿Resistencias blindadas o envainadas?

Uno de los aspectos a tener en cuenta es el tipo de vainas que lleve el termo, ya que esto repercutirá en su rendimiento y rapidez a la hora de calentar el agua, y también en el tiempo de vida útil del aparato.

Dependiendo de si el agua de tu zona es de tipo dura o blanda se recomienda un tipo de resistencia u otra. Las más comunes son las resistencias blindadas recomendadas para lugares con un tipo de agua blanda, ya que este tipo de resistencias transmiten el calor al agua de forma directa y por este motivo, no son recomendables para sitios con aguas “duras” (con alto contenido de cal) ya que la cal se adhiere a la vaina y le resta eficacia a la hora de calentar el agua.

Las resistencias envainadas no están en contacto directo con el agua por lo que su tiempo de respuesta para calentar el agua es mayor. Aunque los efectos de la cal no les afectan directamente sí lo hacen sobre el recubrimiento de la vaina.

Ánodo de Magnesio

El ánodo de magnesio es un componente que influye en la duración del termo eléctrico  ya que la misión principal del ánodo es evitar la corrosión de los componentes metálicos del termo en contacto directo con el agua, de tal manera que ese desgaste y corrosión, principlamente ocasionados por la acumulación de cal,  se produce en este ánodo de magensio y no en el termo. También es importante el lugar donde se ubica el ánodo dentro del termo, ya que normalmente se encuentra junto a las resistencias, de tal manera que cuando la cal se acumula en torno al ánodo,puede dañar la eficacia del termo eléctrico para el calentamiento de agua caliente. Por tanto, hay que tener en cuenta en qué lugar del termo se encuentra ese ánodo de magnesio,ya que preferible que este no se encuentre junto a la resistencia.Además, es conveniente que el termo sea revisado para eliminar la cal acumulada y sustituir el ánodo de magnesio cuando sea necesario.

Ahorra energía con un termo programable

Decantarse por un termo eléctrico que disponga de opciones de programación nos ayudará a hacer un uso más eficiente del aparato y, en consecuencia, a reducir el consumo de energía. La programación permite ahorrar hasta un 20% de energía ya que se activan al demandar el agua caliente y mantienen la resistencia apagada por la noche. La opción Eco es otra opción que ofrece confort térmico con un menor consumo de energía.

El nivel de aislamiento del termo eléctrico también es un aspecto fundamental ya que al existir menor diferencia entre el interior de la cuba y el exterior también ayuda a ahorrar energía, ya que a mayor grado de aislamiento en el termo eléctrico mayor facilidad para calentar el agua y mejorar el rendimiento del termo.

Tener en cuenta estos aspectos le ayudará a elegir el termo que mejor se adapte a sus necesidades y a obtener un mejor rendimiento y mayor confort en el hogar. Esto, junto a un correcto mantenimiento del aparato, servirá para prolongar la vida útil del aparato.

Artículo patrocinado por:

Cointra

 

 

 

www.cointra.es

Leire González CALORYFRIO

Leire González CALORYFRIO

Dpto. Contenidos y Comunicación.
Licenciada en Periodismo, especializada en Redes Sociales.
Nuestra experta en redes sociales y viralización de los contenidos.
Artículos de la autora en caloryfrio.com.
Leire González CALORYFRIO
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail