Publicado el

Averías de termo eléctrico: guía de las más comunes

avería termo eléctrico

Un termo eléctrico es un sistema que, sin necesidad de ventilación, chimeneas o salidas de gases, provee de agua caliente sanitaria utilizando resistencias eléctricas. El termo recoge el agua fría de la red sanitaria y, mediante una resistencia eléctrica, es capaz de calentarla hasta temperaturas de 60 ºC. Este proceso puede tardar unas horas hasta que el termo consigue alcanzar su capacidad total de acumulación, que puede ir desde los 15 a los 200 litros.

Una vez definido el termo eléctrico, vamos a realizar una guía de las averías más frecuentes de estos sistemas, explicándolas y tratando de darles solución.

Desde Caloryfrio recomendamos siempre utilizar el servicio técnico oficial de la marca para todas las averías e inspecciones del termo eléctrico.

Goteo de agua en termos eléctricos

Para empezar, una de las averías que podemos encontrar en nuestro termo eléctrico es el goteo del agua. El primero de los casos que vamos a analizar es cuando el goteo se da a través de la brida del termo. En este caso la solución más habitual suele ser un recambio de brida, resistencia y ánodo, ya que estas piezas forman un conjunto. Por otro lado, si el goteo se da por cualquier otra parte del termo, el origen puede deberse a la corrosión por un mal mantenimiento. La solución a este problema es sustituir el termo completo, ya que la avería no se puede reparar. Para evitar este tipo de percances es importante realizar un correcto mantenimiento de nuestro equipo, y cambiar el ánodo cada año para proteger al equipo de la corrosión.

Otra de las averías relacionada con el goteo es la pérdida de agua por la válvula de seguridad. Esto ocurre cuando la presión dentro del termo es demasiado elevada, y es una medida de seguridad para que el calderín soporte más presión de la que puede. El motivo de esta avería suele venir por un exceso de presión en la red de aguas de la vivienda, por lo que la solución habitual es la instalación de una válvula reductora de presión en el propio domicilio.

 

Salta el diferencial de la vivienda

Seguimos con la siguiente avería común en este tipo de calentadores, que se da cuando al utilizarlo, el diferencial que controla tanto la potencia utilizada como las averías eléctricas salte. Descartando que se trate de un exceso de consumo, el caso más habitual es que la resistencia haya entrado en contacto con el agua, causando el fallo. Esto puede ocurrir porque la vaina que protege la resistencia esté perforada, causando que el agua se filtre y se toque la resistencia. Lo más común en estas situaciones es la sustitución de la resistencia dañada.

Al igual que ocurre con la resistencia, también puede pasar que el termostato sea el que esté entrando en contacto con el agua, por lo que en este caso habría que sustituir el termostato.

 

El termo eléctrico no calienta

Lo más común en estos casos es que el termo esté fallando por una avería de la resistencia, en cuyo caso se habría de sustituir. Aunque este no es el único origen del problema, ya que la avería también puede ser debida a un fallo en el termostato, en el relé térmico de seguridad o en la sonda térmica de temperatura, por lo que un técnico deberá de realizar el diagnóstico de nuestro termo. Lo que sí que podemos hacer nosotros, tal y como hemos dicho anteriormente, es llevar un correcto mantenimiento del sistema, realizando revisiones anuales. De no hacerlo, la cal podría deteriorar en gran medida nuestro termo, provocando una reducción considerable en su vida útil.

 

No se enciende la luz del piloto

El motivo por el que no se enciende la luz del piloto puede ser porque hay termostatos que tienen otro termostato interno rearmable, que en caso de sobrecalentamiento salta, y corta permanentemente la alimentación de las resistencias. Para corregirlo, únicamente deberíamos, a través de una pequeña ranura que el termostato lleva, introducir un objeto pequeño punzante hasta escuchar un suave “click”. Esto indica el rearme de la pieza interna, y su vuelta al normal funcionamiento.

En caso de que la avería persista, puede deberse a que el termostato esté detectando alguna avería interna, por lo que es recomendable revisar el termo para descartar averías debidas a la calcificación.

 

Poca cantidad de agua caliente

En caso de que nuestro termo esté funcionando, pero, a la hora de abrir el grifo, nosotros tengamos un caudal muy pequeño de agua caliente, podemos estar ante una pérdida de presión en las tuberías de nuestra vivienda. Si este es el caso, debemos hablar con un fontanero para que solucione nuestra avería.

 

Averías en bomba de calor

Cada vez es más frecuente utilizar bombas de calor para sustituir a los termos eléctricos. Por ello, también vamos a nombrar de forma breve las averías que podemos encontrar en este tipo de equipos. Por un lado, la primera de las averías más comunes de estos equipos son los fallos del ventilador. El segundo tipo de averías más comunes tienen que ver con la regulación del sistema. Por último, aunque esto es menos probable, puede ocurrir también una fuga del gas refrigerante.

AGREGADOR DE CONTENIDOS CALORYFRIO SL, como responsable del sitio, te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados con la finalidad exclusiva de gestionar los comentarios que realizas en este blog, conforme a nuestra Política de Privacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *