Publicado el

Apostar por las energías renovables para garantizar un futuro sostenible

Parque eólico de Iberdrola en EscociaFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Muchos países en el mundo están demostrando que basar su modelo energético en las energías renovables no es una utopía sino una realidad. Uruguay logró en 2014 que el  93% de la energía eléctrica proviniera de energía de origen renovable al igual que Costa Rica, todo un ejemplo de sostenibilidad, que en el primer semestre de 2015 obtuvo un autoabastecimiento eléctrico de un 98,55% a partir de fuentes de energías renovables (energía maremotriz, eólica, solar, biomasa y geotermia). Sólo un 1,45% de la electricidad fue a partir de energías fósiles. Sorprendente, ¿verdad?Cada vez es más evidente que apostar por las energías renovables nos beneficia a todos y que la transición energética hacia un modelo energético y hacia sociedades bajas en carbono para conseguir un futuro sostenible pasa por impulsar un modelo energético basado en las renovables.

Por un futuro renovable

Un informe de la AEE (Asociación Empresarial Eólica) constata que en 2014 las energías renovables representaron el  28,7% de la electricidad total en la Unión Europea y superaron por primera vez en la historia a la generación a partir de energía nuclear. Otro informe de la AIE (Agencia Internacional de Energía) afirmaba que, dependiendo de la inversión en mejorar la tecnología, de la investigación, del desarrollo de la industria y  de las acciones políticas de los gobiernos de todo el mundo, para 2050 la energía solar podría ser la mayor fuente de energía eléctrica, contribuyendo a generar un 16% de la electricidad mundial.

Sin duda,  las energías renovables cada vez tienen un papel más importante en la generación de energía eléctrica y en próximos años asistiremos a que estas energías adquieran cada vez más protagonismo en los hogares.

La aplicación de energías renovables en la edificación para reducir el consumo de energía, el desarrollo del autoconsumo para convertir a los consumidores en productores de electricidad, pilas de combustible y baterías de almacenamiento, nos otorgarán en un futuro una independencia energética desconocida hasta ahora.  Bombas de calor geotérmica, aerotérmicas, paneles solares térmicos, acumuladores, sistemas híbridos,…serán los productos que usemos en los hogares para la generación de calefacción y ACS, consiguiendo mejorar la eficiencia energética en los hogares, aportando mayor independencia energética respecto de los combustibles fósiles y reduciendo la cantidad de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) en el sector residencial.

Y no sólo eso, además de los beneficios a nivel energético y medioambiental, este sector supone una reactivación económica, una oportunidad para el desarrollo de innovaciones tecnológicas  y generación de empleo para un sector con enorme potencial.

Según el último estudio de Antal International, una de cada dos empresas está ampliando sus plantillas tras casi tres años de caídas. Concluye también que las perspectivas son muy positivas para las empresas españolas del sector de renovables, sobre todo  en eólica y solar. Estos datos son consecuencia inmediata de que la creciente demanda energética que está poniendo en entredicho la viabilidad de las energía fósiles como fuente principal de suministro de energía, ha hecho que los gobiernos reaccionen incrementando la inversión en energías limpias. Con toda probabilidad, estamos ante uno de los sectores que más crecimiento va a experimentar en los próximos años, por lo que las empresas van a buscar incorporar a sus plantillas personal cualificado con formación en energías renovables.

Más información:

Uniba

 

 

 

 

www.unibabarcelona.com/es

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*